RUGBY – LOS PUMAS 17 – ALL BLACKS 35: UNA NOCHE NEGRA

Crédito: Gaspafotos - UAR

Los Pumas no pudieron contrarrestar la jerarquía de los All Blacks y cayeron por 35 a 17 en el estadio José Amalfitani dentro del marco del Rugby Championship. Con este triunfo, los neocelandeses conquistaron por sexta vez el certamen en siete ediciones que se han disputado.

Muchos opinan que este equipo de los All Blacks se encuentra entre los mejores de la historia, algunos incluso piensan que es o va en camino de ser el mejor de todos los tiempos y que para ganarle, poco menos que habría que tener el partido perfecto. Ante un seleccionado albiceleste que tuvo altibajos, que cometió muchos errores y tampoco supo aprovechar algunos pasajes favorables, hoy a los maoríes, que no tuvieron una actuación descollante, les alcanzó con una sólida defensa, ser efectivos y pegar en los momentos claves del encuentro para imponerse por un claro 35 a 17 y conseguir la sexta corona en el Rugby Championship, sólo cediendo ante los Wallabies la edición reducida del 2015.

Argentina arrancó arriba con un penal de Nicolás Sánchez, sin embargo, un par de minutos después, en el primer ataque a fondo de los de negro, a la salida de un line, la pelota se traslado de costa a costa para que Rieko Ioane apoye el primer try de la noche.

El apertura argentino tuvo la posibilidad de acortar distancia con un penal factible pero no le entró bien y la pelota se fue ancha por el poste más lejano . Momentos después. debido a un mal lanzamiento de Agustín Creevy en el line, los All Blacks dispusieron de un scrum dentro de las 22 yardas, el pack de forwards neocelandeses fue arrollador, como en todo el match y, Waisake Naholo que entró pegado a la formación, logró traspasar el ingoal estableciendo 14 a 3 parcial.

Antes de la media hora de partido, Rieko Ioane llegó nuevamente al try luego de tomar una pelota que Bautista Delguy dejó suelta tras de recibir un rodillazo que lo dejó mareado, obligándolo a dejar el campo de juego; el árbitro pidió revisión de la jugada pero al juzgar que no hubo infracción, convalidó la anotación y los kiwis se escaparon 21 a 3 en la chapa.

Argentina se lanzó con vehemencia a buscar el descuento antes de que termine la primera mitad y con un hombre más en cancha, por la amarilla que recibió Sonny Bill Williams, contó con algunas oportunidades, sin embargo, la ansiedad e impericia para culminar de buena forma las jugadas no le permitieron concretar su objetivo.

Los Pumas insistieron en el inicio del segundo tiempo, no obstante, ante una mala entrega del tucumano Nicolás Sánchez, los campeones del mundo llegaron a una nueva conquista a través de Patrick Tuipulotu. El 28 a 3 era irremontable a esa altura.

Este equipo argentino puede jugar bien, regular o mal, puede cometer errores o tener desatenciones, pero jamás cesa en su entrega y de esa manera, con el marcador totalmente adverso, siguió yendo, con muchísimo orgullo y amor propio, y la perseverancia otorgó dividendos, porque con los tries de Tomás Cubelli a instancia del TMO y Emiliano Boffelli luego de una enorme guapeada de Pablo Matera, abrió espacio para esperanzarse con la hazaña, al dejar el tablero en 28 a 17.

Pero este conjunto de Nueva Zelanda no perdona y, posterior a un nuevo error argentino, Anton Lienert Brown apoyó el quinto try visitante y echó por tierra las ilusiones de los dirigidos por Mario Ledesma. Tras completarse el tiempo, sonó la bocina y simultaneamente a ella, los All Blacks consiguieron el sexto título en siete ediciones del Rugby Championship.

El resultado final terminó reflejando la jerarquía individual y colectiva de este equipo que conduce Steve Hansen, que aún sin tener demasiada poseción ni dominio territorial, son letales cada vez que aceleran y nuevamente le demuestran al mundo que están muy por encima del resto.

En cambio, Los Pumas, son un equipo que ilusiona pero que aún está en formación, con un cuerpo técnico nuevo y algunos jugadores que recién cuentan con un puñado de partidos con la camiseta celeste y blanca, entonces no debería extrañarnos este resultado contra el mejor de todos, pero seguramente, este tipo de contienda deja cuestiones a revisar y estudiar, especialmente en las formaciones fijas donde se dieron algunas ventajas, que en este nivel, indefectiblemente se terminan pagando.

El sábado próximo, Los Pumas jugarán ante Australia el último encuentro del certamen, donde buscarán otro triunfo que les permita llegar a su mejor posición histórica y obtener por primera vez, tres triunfos en este torneo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*