RACING 1 – UNIÓN 0: AUGUSTO Y SOLARI

La Academia tocó el rock and roll del país gracias a Solari. Con un equipo Augusto del entrenador y de su hinchada, la escuadra de Avellaneda derrotó al Tatengue por 1 a 0 en el Cilindro, hilvanó su quinta victoria al hilo, y quedó en soledad allá arriba del campeonato. Redondito; como para encaminarse al partido que se viene contra Argentinos Juniors y soñar con un Oktubre que lo siga convirtiendo en la Gran Bestia Pop de la Superliga.

Lo de Racing fue una Tarea Fina. Trabajó muchísimo para sumar de a tres ante un Unión de Santa Fe ordenadísimo y punzante que llegaba a este encuentro invicto y con serias intenciones de arrimarse a la cima. Lo cierto es que los dirigidos por Leonardo Carol Madelón propusieron más en el primer tiempo, se vieron obligados a retroceder en la complementaria, y allí estuvo la diferencia del cotejo.

La primera situación clara del partido fue un centro del Tatengue desde el flanco izquierdo que Leonardo Sigali, en el afán de rechazar, estuvo cerca de metérsela en contra. La visita siguió avisando contra la retaguardia de Gabriel Arias. Pasado el cuarto de hora apareció Diego Zabala con un disparo cruzado que contuvo con creces quien también es el arquero de la Selección de Chile.

Racing, que tenía la pelota pero no gravitaba en ofensiva, encontró en Lisandro López esa manija para armar juego y también para terminar las jugadas. El «Licha», a los 18 minutos, picó al vacío y definió dándole un cachetazo al esférico para que Nereo Fernández lo desvíe con lo justo al tiro de esquina. No había goles pero el partido era entretenido y Unión volvía a arrimarse, pasada la media hora, con un tiro de Damián Martínez que atrapó, Arias, contra el suelo.

Con un cabezazo de Jonatan Cristaldo en favor del equipo local, se desvanecieron los sueños de ambos elencos por irse en ventaja al descanso. Y, durante el entretiempo, cambiaron un poco los roles porque fue el equipo de Eduardo Coudet quien salió con una marcha más y empujó a su contrincante a trabajar duro en la última línea con dos defensores intachables como Jonathan Bottienelli y Yeimar Gómez Andrade.

A Unión le costaba pasar de tres cuartos de cancha hacia adelante y Racing gobernaba gracias al grupo de chilenos. Marcelo Díaz en el medio, y Eugenio Mena que intentó con un remate alto a los 11 minutos y 60 segudos después metió la asistencia para el único gol de la noche. El ex Santiago Wanderers mandó un centro perfecto desde el costado izquierdo para el cabezazo letal de Augusto Solari en el que nada pudo hacer Nereo Fernández.

A partir de ese entonces, la Academia mutó de escuadra ofensiva a cuidar el resultado. Sin replegarse tanto como en otras épocas, tratando de cuidar la pelota, haciendo un sacrificio constante en todas sus líneas. El Tatengue tuvo la más clara en un zapatazo desde afuera del área de Manuel de Iriondo que se perdió por encima del horizontal. Lo cierto fue que pisar el área grande para los de Madelón fue una tarea imposible en la complementaria porque Lucas Orbán tuvo una noche mayúscula, los laterales hicieron un gran trabajo, Sigali demostró nuevamente solvencia, y cuando el «Licha» se cansó de recuperar abajo fue reemplazado por Alejandro Donatti.

Racing dejó atrás ese fatídico partido con River por Copa Libertadores y todos estudiaron a la perfección el libreto de su capitán. La obligación no pasaba por pelear el campeonato sino por obtener el título. Y con el 1 a 0 frente a Unión, los hombres del «Chacho» cosecharon su quinta victoria al hilo para quedar Solari en la punta del campeonato de la Superliga. ¡Qué sea rock!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*