ATLANTA 1 – FLANDRIA 1: EL CANARIO LO HIZO DE NUEVO

Foto: @CSyDFlandria

El Canario será considerado rival no grato en Villa Crespo. Después del ascenso conseguido en 2016 en el León Kolbowsky, el equipo de Jáuregui volvió a arruinarle un festejo al Bohemio. Porque los dirigidos por Fabián Castro hicieron un buen primer tiempo, incluso se fueron arriba en el marcador, pero el equipo de José María Martínez alcanzó la parda cuando se jugaba el tiempo de descuento en la complementaria.

El 0 a 0 del 12 de junio de 2016 fue la última vez que se vieron las caras Atlanta y Flandria. Esa tardenoche de otoño, la visita que era conducida por Favio Orsi y Sergio Gómez lograba un título inolvidable que los llevaba por vez primera al Nacional B mientras que los porteños quedaban en la puerta de un objetivo que no pudieron cumplir para retornar a la segunda categoría. Dos años y tres meses después, el reparto de puntos volvió a dibujarle una sonrisa a los del oeste de Buenos Aires.

El dueño de casa dominó las acciones desde el vamos. En parte por el planteo defensivo de su contrincante pero también por mérito propio ya que Brian Miranda fue la manija del equipo hasta que la lesión lo obligó a dejar la verde gramilla. Pasada la media hora inicial, y cuando los del «Pepe» Castro merecían la apertura del marcador, llegó la infracción de Juan Cruz Randazzo sobre Horacio Martínez. Mauro Biasutto sancionó el penal, el ex Douglas Haig no falló, y así el local logró ponerse en ventaja.

Camino al descanso no hubo mayores situaciones hasta la dura pérdida de Miranda que debió ser reemplazado por Gabriel Seijas. Flandria comprendió que si no cambiaba su semblante, la derrota estaba asegurada. Así, el equipo de Martínez adelantó sus líneas y arrinconó a un Atlanta que no volvió a ser el mismo. Centros por doquier que descolgaba Juan Francisco Rago, un remate de Andrés Camacho que revistió peligro para el ex Alvarado, y aguantar como sea el 1 a 0 parcial para el dueño de casa.

Biasutto adicionó el tiempo extra. El partido se consumía y el Canario iba con todo. Recordaba aquella inolvidable tarde pero no podía volver a saborear las mieles de aquél junio en este septiembre. Hasta que a los 46, de una pelota parada, el fondo del Bohemio no pudo despejar el riesgo y le quedo servida a Sebastián Mayorga. El juvenil surgido de Racing no perdonó a Rago y estampó la igualdad en el León Kolbowsky.

Atlanta parecía sacarse de encima esa durísima espina de ese torneo de transición que se les escapó junto a Colegiales y Fénix. Sin embargo, Villa Crespo demostró sentarle más que bien a un Flandria donde vivió su tardenoche más gloriosa hace dos años y, en su regreso, se llevó un punto en la agonía del partido con un 1 a 1 que lo dejó a siete puntos del líder, Deportivo Riestra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *