gtag('config', 'UA-63643000-1');

ALEM 4 – VICTORIANO ARENAS 0: ALEM DELÓN

Matador. Codiciado. Soñado. Alem fue protagonista en una tarde de domingo que pudo ser tranquilamente una pesadilla pero terminó siendo realmente hermosa. Victoriano Arenas tuvo armas para abrir la cuenta en General Rodríguez pero, cuando quiso darse cuenta, su rival había arrasado con todo. Así, los dirigidos por Sergio Geldstein y Luis Ventura, bailaron con la más fea en un 4 a 0 durísimo para los de Valentín Alsina.

Fue un partidazo en el oeste bonaerense. El Lechero y el CAVA dejaron la vida en cada pelota. Sin embargo hubo un solo ganador y fue la escuadra de Daniel Cordone que le dio un duro cachetazo a un rival que hasta el jueves a la tarde era líder de la Primera C pero terminó recibiendo siete goles en dos partidos para cosechar así las dos primeras derrotas de la temporada.

La primera jugada del partido fue cuando todos los presentes se estaban acomodando. Lucas Véliz tuvo que responder de manera formidable ante el intento de Ramiro Luna. La visita sabía que no sería un trámite simple ante un equipo del «Lobo» que siempre se mostró dinámico pero que también sufrió en su propia portería. Fue Luciano Venturini quien pudo anotar para los de Valentín Alsina pero el histórico defensor careció de puntería.

Cuando ambos equipos marcharon a los camarines con el empate en cero, jamás imaginaron el aluvión de goles que vendría en la complementaria. Victoriano Arenas padeció una vez más el síndrome de los cuarenta y cinco minutos finales y Alem fue una belleza en ofensiva. Claro que, antes del primer tanto para el local, los dirigidos por Geldstein y Ventura dilapidaron un mano a mano tremendo. Casi una fotocopia de lo que fue ese tercer gol que no pudieron concretar frente a Sportivo Italiano en el Saturnino Moure.

De esa fatídica acción partió el mejor repertorio del Lechero. Lucas Buono a los 8 minutos anotaba el 1 a 0 y César Acosta, al cuarto de hora de la segunda parte, ampliaba la diferencia. Allí el CAVA pagó caro el desorden. Ese afán de ir en búsqueda del empate le salió mal porque Maximiliano Rogoski manejaba los hilos del equipo, encontraba los espacios, y permitía que Víctor Meza, a cinco del final, pusiera el tercero.

Si algo le faltaba a la tarde gris de General Rodríguez fue que el local clavase el cuarto con un bellísimo remate de Jorge Piris a los 43 minutos. Nada que hacer para Victoriano Arenas que puso su facha durante algunos pasajes pero le tocó salir con la más fea. Lo de Alem fue hermoso, goleó 4 a 0, volvió a cantar victoria, y se sintió un verdadero protagonista en su casa. Más que Leandro Alem, fue Alem Delón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *