CHACARITA 0 – PLATENSE 2: PASEN PARA EL FONDO QUE HAY LUGAR

El Calamar se subió a un ómnibus lleno de felicidad tras vencer por 2 a 0 a un Funebrero que, en lo colectivo, fue tétrico. En San Martín, el Marrón festejó con un formidable trabajo de su dupla ofensiva y una inolvidable tarde de su arquero, Jorge de Olivera. El Tricolor, en contrapartida, perdió los dos encuentros que disputó en la actual temporada y dejó muchísimos aspectos a mejorar de cara al próximo encuentro.

La derrota ante Almagro fue una alarma para Chacarita Juniors. Los de José Ingenieros habían sido ampliamente superiores y, Jorge Vivaldo, su entrenador, ya había advertido que peor no se podía jugar. Lo cierto es que ante Platense volvieron a mostrar falencias horrorosas sobre todo en la última línea. Así, el conjunto de Fernando Ruíz, cantó victoria aprovechando los horrores de su contrincante.

Seis minutos duró el marcador cerrado en Villa Maipú. Recién empezaba todo y Daniel Vega picó por la banda izquierda mientras el Tricolor jugaba al offside erróneamente. «Trapito» llegó a línea de fondo y descargó para la solitaria entrada de Facundo Curuchet que, frente al arco, no perdonó a Pedro Fernández. Así, el equipo de Vicente López comenzaba a imponerse sin imaginarse que, en el global, sería una tarde redonda.

El 1 a 0 generó un desconcierto aún mayor en Chacarita. Entre las protestas por la posición adelantada que no fue tal, y el score inesperado, la defensa volvió a mostrar profundas grietas. Así fue como a los 10 lo tuvo Agustín Palavecino con un disparo a colocar que se fue cerca del poste izquierdo y, en la jugada siguiente, inexplicablemente se lo perdió «Pala» frente al arco tras una gran asistencia de Nicolás Morgantini.

Platense podía estar tranquilamente 2 a 0 arriba en el tanteador pero le perdonó la vida al conjunto del «Flaco» Vivaldo. Y, obligados a reaccionar, el Tricolor se puso el overol para intentar el empate. Lo que no podía generar el dueño de casa con el esférico en movimiento, lo consiguió de pelota parada. Pero en sendos cabezazos letales y perfectos apareció la respuesta descollante del ex Racing, Jorge de Olivera.

El uno del Marrón brilló sacándole un testazo a quemarropa de Federico Vismara que, en pleno área chica, exigió al ex guardameta del Cobreloa de Chile. El otro intento fue más claro aún ya que Emanuel Bocchino calculó mal y fue Ramón Lentini quien agarró a contrapierna al misionero que respondió con creces para que su equipo continuase ganando y se fuese al descanso arriba en el tanteador.

Si algo desmoronó aún más al Funebrero fue el rápido tanto del Calamar en el comienzo de la segunda parte. En un mambo defensivo de novela, «Trapito» Vega se llevó una pelota que le regaló tropezándose Juan Cruz González. El otrora delantero de Huracán envió el centro para la entrada de Curuchet que, se sacó la marca de encima con una finta, y tocó sutilmente en la puerta del área chica para marcar el 2 a 0 cuando todavía no iban 40 segundos de la etapa final.

El «Flaco» Vivaldo agotó los cambios rápidamente pero no surtieron efecto. El dueño de casa mostró poca reacción, caminó la cancha, jamás tuvo el ímpetu de ir a buscar el descuento y, sumado a todo eso, le terminaba dando más chances a su contrincante con un sinfín de equivocaciones en la última línea y un mediocampo completamente inconexo con los delanteros que tampoco gravitaron en la tarde de Villa Maipú.

Platense, como en un bondi repleto, hizo caso al desastre colectivo de su rival. El fondo de Chacarita le dio lugar de sobra a los dirigidos por Ruíz para que se lleven los tres puntos a Vicente López. Así el Calamar ganó 2 a 0, sumó su primera victorias tras el regreso al Nacional B, y esperará con mayor calma al Deportivo Morón una vez que termine el impasse de la fecha FIFA. Este breve receso le vendrá muy bien al Tricolor que debe ajustar tuercas por doquier para no repetir otra espantosa e indefendible actuación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *