NUEVA CHICAGO 2 – FERRO 0: TORO ESTÁ BIEN EN EL ARRANQUE

Nueva Chicago tuvo un debut prometedor en el inicio de un nuevo torneo de la Primera B Nacional. En un duelo de candidatos, al menos por historia, el Torito recibió a Ferro y le ganó claramente por 2 a 0. Arnaldo González, de penal, y Juan Ignacio Sánchez Sotelo, ambos en la primera mitad, anotaron los goles para el triunfo en el debut. El Verdolaga, por su parte, dejó una pálida imagen, que buscará revertir rápidamente.

En la previa se enfrentaban dos equipos que seguramente serán protagonistas, y estarán luchando hasta el final por los ascensos a la Superliga. De un lado estaba el Verdinegro, que tras salvarse en la última jornada el torneo pasado, busca inflar el promedio, pero con el objetivo claro de también pelear por subir de categoría. Por eso sus hinchas colmaron el República de Mataderos para ver el debut de su equipo. En frente había un equipo en plena renovación: que se quedó afuera del último reducido, y que del equipo titular que ponía para su primera presentación, solo cinco se mantuvieron de la temporada pasada.

En la primera mitad,la diferencia fue abismal, al menos en el arranque. Los dirigidos por Walter Perazzo salieron decididos a marcar una diferencia rápida en el marcador. Presionó bien arriba, y aprovechó las dudas y errores del fondo del Verdolaga, que solo podían atinar a cortar con faltas los ataques. Sin embargo, a pesar de poner muchos hombres en campo rival, de mover bien el balón, recuperar rápido y atacar los espacios, no generaba situaciones claras de gol, más allá de algún que otro remate que Andrés Bailo controló sin problemas. Sin embargo sobre los 30 minutos, Bruno Bocca sancionó un penal de Gabriel Díaz a Esteban Orfano que le permitió al Pitu González abrir la cuenta con un remate que se le metió por abajo a Bailo.

Con la ventaja obtenida, Oeste se despertó, y su rival le cedió el balón, y lo dejó venir para luego salir de contra. A penas algunas intenciones de Tomás Asprea por afuera, y de Christian Bordacahar, y un remate de Renzo Tesuri que el arquero Agustín Rossi supo desviar sin problemas. Sin embargo, el Torito seguía recuperando en la mitad de la cancha, y tenía espacio para atacar, y así fue como aprovechó para convertir el segundo. Diego Martínez recuperó en campo del Verdolaga con una clara infracción no percibida por el juez, y asistió a Sánchez Sotelo, que ante la salida de Bailo definió para poner el 2 a 0, y desatar el enojo en los jugadores del conjunto de Caballito con el árbitro por los fallos.

En el complemento fue la misma sintonía. El dueño de casa siguió muy ordenado, y ya sin tanta presión, se las ingenió para aprovechar las desinteligencias del fondo rival y seguir generando situaciones para liquidar el pleito. Sin embargo no estuvo fino en el último toque y dejó con vida a su rival, que no encontraba los caminos para llegar al descuento, y que con los cambios realizados por su entrenador, Alejandro Orfila, acumuló gente en ataque, pero sin ideas claras en ataque. El Verdolaga igualmente tuvo una reacción producto del empuje y la desesperación de ir en busca del gol que lo deje a tiro del resultado a fuerza de centros y remates desde afuera del área. La única clara fue un cabezazo del juvenil ingresado Lautaro Gordillo que se fue a penas alto.

Chicago cerró muy bien el partido, y solo dejó pasar los minutos finales para quedarse con la primera victoria del torneo en el debut. Gran encuentro de los dirigidos por Walter Perazzo que hace ilusionar a todos sus hinchas por la presión, el orden, las ideas claras en ataque, y la contundencia que tuvo. De todas formas es un camino largo, que recién comienza. Lo mismo sucede con Ferro, que tiene casi un plantel nuevo, con muchos refuerzos, y que aún necesita unos partidos para adaptarse y amoldarse a las ideas de Orfila.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *