HURACÁN (RESERVA): «NO SIEMPRE TE VA A TOCAR JUGAR EN EL CAMP NOU, EN EL MONUMENTAL, O EN LA BOMBONERA»

Por: Marcelo Patroncini

Surgió de la cantera del Quemero. En busca de más ritmo se fue al ascenso. Jugó en Deportivo Español y lo hizo de maravillas. Eso le valió que una categoría más alta, como el Nacional B, posara los ojos en este defensor central que del Bajo Flores migró a La Patagonia. En Guillermo Brown tuvo una temporada formidable y así fue como regresó al club de Parque Patricios. Lucas Merolla pudo mostrar todo lo que aprendió en el partido de Reserva donde Huracán goleó a River por 3 a 0. Y Vermouth Deportivo conversó con el defensor del Globo sobre su pasado, su presente y también a cerca de su futuro.

Vermouth Deportivo: Un gol para abrir la cuenta, volver a Huracán después de tu paso por Español, por Guillermo Brown, el sentirte nuevamente en tu casa, ¿cómo vivís todo esto?
Lucas Merolla: Creo que volver a Huracán es algo hermoso, siempre quise quedarme en el club. Como no se me dio estos dos años decidí, por parte mía, irme a jugar afuera, al ascenso, para agarrar minutos. Gracias a Dios pude jugar, pude sumar minutos, y pude volver a casa para sumar minutos así que estoy contento.
VD: ¿Qué enseñanzas te dejaron tu paso por Deportivo Español y Guillermo Brown para hoy ser una pieza que le golpea la puerta a la Primera de Huracán?
LM: Sumar minutos era lo principal por eso quise salir del club. Siempre a préstamo, nunca quise quedarme libre. Ahora estoy contento porque agarré rodaje en el ascenso que me sirvió mucho, sumé experiencia. El ascenso sirve para los chicos cuando uno quiere minutos, cuando no tenés la posibilidad de jugar en la Primera. Gracias a Dios a mí me sirvió mucho y pude volver a Huracán.
VD: Huracán va a jugar Copa Libertadores el año que viene, seguramente necesite recambio y termines siendo un jugador a ser tenido en cuenta. ¿Cómo vivís este presente tuyo y el del club?
LM: Se hizo una muy buena campaña el torneo pasado, se clasificó a la Libertadores y creo que los chicos hicieron un esfuerzo impresionante. Este plantel se merece estar ahí. Yo vine a sumar desde donde me toque, si me toca afuera o me toca adentro, siempre sumar para el equipo. Para la Libertadores todavía falta, quedan seis meses de campeonato, y ahora hay que dejar todo para poder terminar lo más alto.
VD: ¿Qué es Huracán para vos?
LM: Es un club que me dio mucho. Cuando yo era chico llegué a Huracán y me formó como jugador. Le agradezco mucho a Huracán porque me formó y me guió por el buen camino.
VD: Arrancaron ganando en el torneo de Reserva y lo hicieron ante un rival como River que tiene jugadores que hicieron la pretemporada con el plantel profesional en Estados Unidos, ¿qué balance hacés de este partido?
LM: A nosotros no nos importa quién tenemos enfrente. Que juegue cualquiera, nosotros salimos a plantearle el partido aunque sea River. Desde un primer minuto salimos a ganarle, a comerle los talones, no porque sea River lo vamos a respetar. Y así fue, le pudimos ganar y no 1 a 0 sino por una buena diferencia así que estoy contento.
VD: La gente de River se quejó por el arbitraje, por la pelota que picaba mucho, por el campo de juego. ¿Cuál es tu opinión al respecto?
LM: Ellos se tienen que adaptar a cualquier cancha. No siempre te va a tocar jugar en el Camp Nou, en el Monumental o en la Bombonera. Yo estuve en el ascenso y capaz que ellos no conocen mucho lo que es el ascenso, pero se juega en cualquier cancha. Por eso digo que sirve ir a jugar afuera, agarrar la humildad. Hay muchos jugadores que les falta un poquito de eso. Lo de la cancha es lo de menos, creo que te tenés que afianzar a la cancha que te toque, salir a ganar, y poner lo que tenés que poner para ganar un partido.
VD: Te emocionaste vos y se emociono Héctor Balsa (NdR: el DT de la Reserva) cuando terminó el partido. ¿Hay mucha unión dentro del plantel?
LM: De eso precisamente es lo que estaba hablando. De la humildad, de lo que es un equipo unido, de lo que es un plantel unido, que sale a ganar aunque sea River o Boca. Y bueno, lo demostramos dentro de la cancha.