INDEPENDIENTE: LARGA VIDA AL REY

Por: Anibal Marcos Serial

El Rojo se coronó en Japón tras vencer por 1 a 0 a Cerezo Osaka con gol de Silvio Romero. Así, llegó a dieciocho títulos internacionales e igualó a Boca Juniors.

Poco a poco, Independiente vuelve a remarcar y demostrar el motivo de su apodo “Rey de Copas”. Tras conquistar la reciente edición de la Copa Sudamericana, pudo sacar el ticket con destino a Japón e ir en busca de igualar la línea del Xeneize que hasta hace unas horas mantenía la cima con dieciocho (18) títulos internacionales. En frente, tenía al campeón nipón vigente que no deseaba caer de local ante sus rivales.

El primer tiempo, el conjunto conducido por Ariel Holan fue preciso y claro. Independiente sabía a lo que jugaba y tenía en claro el objetivo: salir campeón. Silvio Romero, una de las incorporaciones en los últimos mercados de transferencias, abrió el marcador con una buena individualidad que ridiculizó a la defensa japonesa. Con un simple globito, sacó de lugar al arquero y les ganó la posición a sus marcadores. En consecuencia, el ex Instituto entre otros, puso en ventaja a los argentinos. Si bien mereció más, el Rojo terminó yéndose al vestuario tan solo arriba por la mínima diferencia.

En el complemento, el partido perdió emociones y no hubo demasiadas oportunidades de gol. Cerezo se encendió al final, e Independiente mantuvo siempre la tranquilidad de saber que tenía el resultado en el bolsillo. Con una defensa sólida, un mediocampo ordenado y atacantes que permitían salir de contragolpe con bastante velocidad, los de Holan esperaron a sus oponentes. De vez en cuando, la verticalidad de los de Avellaneda, permitía inquietar a Kenta Tanno (arquero de Cerezo).

Los minutos siguieron corriendo y los bancos se fueron moviendo. El Rojo le daba aire al equipo y los locales intentaban cambiar el resultado. Finalmente, se decretó la victoria en el Estadio Nagai para la visita y se entregó el nuevo título a los Diablos.

Junto a River Plate y Arsenal de Sarandí, Independiente se sumó a los clubes argentinos en lograr conquistar Japón. Cabe destacar, que el Arse lo hizo primero y el Millonario lo realizó en el 2015. Años más tarde, en 2011, justamente el Rojo no pudo ante Júbilo Iwata y lo mismo le pasó a Lanús en 2014 que perdió con Kashiwa Reysol.

Foto: Gentileza de La Gaceta.