Foto: Imagen de TV

Siempre, en cada partido de fútbol, hay jugadores que compartieron equipos con algún protagonista del rival. Si los recuerdos que quedaron entre ambos fueron positivos, el saludo tiende a ser más efusivo que otros que sólo tienden la mano o se dan una palmada. Lo cierto es que Franco Armani y Felipe de la Riva vivieron gran parte de sus horas más gloriosas en el Deportivo Merlo y es por ello que, ese abrazo en Formosa previo al River – Villa Dálmine por Copa Argentina, estuvo cargado de sentimientos.

Hay una parte del periodismo que cree haber descubierto al arquero Millonario cuando estaba en Nacional de Medellín o, para peor aún, cuando empezó a deleitar a los hinchas del equipo que conduce Marcelo Gallardo. Ese mismo sector es quien no tenía idea del entrenador uruguayo y sus proezas en Acassuso o de las que había conseguido en el Charro hasta que los de Parque San Martín no se enfrentaron con los de Núñez, Rosario Central o Independiente en el Nacional B.

Sin embargo, los protagonistas no olvidan ni reniegan de su pasado. Por eso mismo, cuando los fuegos artificiales hacían su espectáculo en Formosa, el arquero de un equipo y el DT del otro se fundieron en un saludo cálido y emotivo. Los dos brillaron en la entidad del oeste, uno afuera de la cancha con sus excentricidades y el otro, el de los guantes, siendo clave en el Reducido y en la promoción que le dio el ascenso a la segunda división a una institución que hasta supo militar en la menor de las divisionales.

No fue un saludo más. Se trató de un abrazo del alma. De un recuerdo que va camino a cumplir una década. Armani había tenido un breve paso por Ferro pero su primer festejó a lo grande lo logró en Deportivo Merlo siendo vital en el octogonal de la B Metropolitana pero mucho más aún en los 180 minutos decisivos con Los Andes. De la Riva daba las órdenes y lo hacía a su manera. Hay una parte del periodismo que los descubrió hace poco. La otra supo disfrutarlos en su máximo esplendor con aquél Charro versión 2008/09.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *