HURACÁN – VICTORIANO ARENAS: TRES KILÓMETROS, UNA DIFERENCIA ENORME

El CAVA jugará por vez primera con luz artificial en sus noventa años de vida. El partido frente al Globo por 32avos de final de Copa Argentina se convertirá en un hito para el club de Valentín Alsina que jamás jugó en un horario nocturno y, ni siquiera de manera oficial, ante uno de los considerados grandes del fútbol argentino.

Huracán forma parte de la elite del deporte nacional. En el polo completamente opuesto está el humilde pero aguerrido Victoriano Arenas. Del Saturnino Moure al Tomás Adolfo Ducó hay una distancia de tres kilómetros pero la diferencia entre ambos es abismal. Y a pesar de esos 3 mil metros entre un estadio y el otro, los de Parque Patricios junto a los del sur del Gran Buenos Aires deberán trasladarse hasta Temperley para verse las caras.

La historia futbolística del CAVA saca a relucir algún que otro ascenso a la Primera C como el que consiguieron el semestre pasado bajo la conducción técnica de Sergio Geldstein y Luis Ventura. El pecho se infla cuando comentan que por sus filas pasaron Norberto Outes que luego brilló en Independiente de Avellaneda y también Ariel Rocha, ex arquero de Ferro que también jugó en el Rojo aunque no guarden los mejores recuerdos del rubio guardameta. Del otro lado del ring está el Globo, el que Ringo Bonavena llevó a pasear por el mundo con sus guantes, el que tuvo transpirando su casaca blanca a un jugador de la talla de Alfredo Di Stéfano.

Victoriano Arenas llevaba más de un cuarto de siglo en la última de las categorías afiliadas en AFA. En la sede del club ha cantado el enorme Sandro. El aire de Valentín Alsina con tantas fábricas y clubes de barrio transformó a la entidad celeste y blanca en una institución coqueta que aún conserva esos destellos de una época dorada de Argentina. Huracán corrió con otra suerte. Su estadio es un verdadero Palacio. Allí jugó Maradona, Pelé, y hasta en mayo del corriente año estuvo Lionel Messi. El Quemero fue campeón de Primera División en 1973 con uno de los mejores equipos que tuvo el deporte nacional.

Existe, posiblemente, un gran vínculo entre ambos y es que, en sus instalaciones, se desarrollan otros deportes. No son recintos estríctamente futboleros aunque la mayor parte de la pasión corra detrás de lo que suceda cada vez que a la verde gramilla saltan once hombres para correr detrás de la pelota. Pero el CAVA ha sacado campeones panamericanos de judo y el Globo consiguió títulos sudamericanos en hockey sobre patines.

Pero en fútbol la diferencia es enorme desde lo económico. Huracán, zambullido en el mercado de pases, vendió a Ignacio Pussetto en 12 millones de dólares. Victoriano Arenas sueña con ganar en cancha de Temperley para besar ese cheque de un poco más de 500 mil pesos. Lo cierto es que, una vez que suene el silbato, serán rivales los vecinos. Esos que están separados por el Riachuelo y por solamente 3 kilómetros aunque, la historia, hable de una distancia abismal entre unos y otros. Y, justamente, la historia es la que buscarán escribir los de Valentín Alsina en un partido realmente inolvidable ante el Quemero que no quiere ser otra víctima de las escuadras de Primera que se trastabillan en el debut de la Copa Argentina 2018.

HURACÁN – Díaz; Araujo, Merolla, Salcedo, Álvarez; Bogado, Damonte, Toranzo; Garro, Noir y Chávez. DT: Gustavo Alfaro.
VICTORIANO ARENAS – Martínez; Venturini, Rodríguez, Cappello; Pastoriza, Smith, Castagna, Gómez; Medina; Coselli y Acosta. DT: Sergio Geldstein y Luis Ventura.

ESTADIO: Temperley
HORARIO: 21.10
JUEZ: Julio Barraza

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*