La reestructuración parece estar encaminada en Viamonte 1366. Se venía barajando, incluso por los inviables costos del Nacional B, pero el Mundial de Rusia 2018 puso paños fríos a las reuniones de la segunda categoría que no pudieron llegar a un acuerdo definitivo. No obstante, tras un almuerzo con un gran número de dirigentes, todo comenzó a acomodarse de cara a la temporada 2019/20.

Hay un realidad y es que los torneos de ascenso no tendrán descensos. La Superliga sí contará con esta desgraciada noticia pero, el resto de las divisionales, sólo disputará su torneo con el fin de lograr el salto de categoría sin depender de la decisión que se tome luego en la Asociación del Fútbol Argentino sobre quiénes subirán de divisional y quiénes quedarán donde estaban.

Si bien no hay un documento oficial de AFA, están todas las condiciones dadas para que después de la temporada que comenzará en agosto de 2018 y culminará en mayo de 2019, comience la verdadera reestructuración. Para el torneo 2019/20 la B Nacional tendrá 40 equipos divididos en dos zonas de veinte.

Ante este desbarajuste que demendará el ascenso de varios equipos de la B Metropolitana, la tercer categoría recibirá elencos de la C y, ésta, tendrá lo propio con elencos de la última de las divisionales. Frente a semejantes cambios, estaría acabándose la Primera D cuyo origen tiene más de sesenta años. Y así como llegó, «D»esaparece.

De esta forma la felicidad la tendrán Argentino de Merlo, Argentino de Rosario, Lugano, Atlas, Cambaceres, Central Ballester, Centro Español, Claypole, Deportivo Paraguayo, Juventud Unida, Liniers, Muñiz, Puerto Nuevo, Real Pilar y Yupanqui quienes ya saben que a partir del segundo semestre del 2019 serán de la Primera C sin siquiera ganar un partido en el venidero campeonato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *