CROACIA: POR EL OCTAVO PARTIDO

Gentileza: Yuri Cortez

Al inicio de cada Copa del Mundo, los 32 equipos participantes anhelan poder disputar siete compromisos. Para lamento de 28, esa cifra sólo es alcanzada por los cuatro que llegan a semifinales (seis hasta esa instancia y final/3° puesto). Sin embargo, uno de los que estará en el duelo decisivo irá por su octavo partido en Rusia 2018.

El seleccionado en cuestión es el de Zlatko Dalic que, imponiéndose a Inglaterra con grito de Mario Mandzukic, accedió por primera vez al juego decisivo de una Copa del Mundo, donde ahora deberá medirse ante Francia, el próximo domingo desde las 12 horas (hora de Argentina) para definir al mejor del globo terráqueo.

La particularidad que poseen los croatas respecto a sus rivales de turno, Francia, es que a la final llegan con un partido más disputado a comparación de sus contrarios. Claro está que al expresar un partido más nos referimos a los 90 minutos extras que debieron jugar los Vatreni para eliminar a sus contrarios y llegar al 7° y último cotejo.

El primer duelo en el que debió batallar más de la cuenta fue en octavos de final, ante Dinamarca, donde luego de empatar en 1 (gol de Mario Mandzukic) Danijel Subašić se hizo héroe en la definición por penales; luego, en cuartos ante el anfitrión Rusia, también culminaron en empate los 90 minutos por lo que se llegó a tiempo extra y, tras esos 30 minutos, el empate persistió (2-2 con tantos de Andrej Kramarić y Domagoj Vida) y, desde los 12 pasos, los de Dalic pasaron a las semifinales.

En el día de hoy, la historia nuevamente comenzaba de mala manera para Croacia dado que, a los cinco minutos, Kieran Trippier ejecutaba de formidable manera un tiro libre y adelantaba a Inglaterra. Pero, a los 23 de la complementaria, Ivan Perisic aparecería para marcar la paridad y llevar la definición -una vez más- al tiempo extra. Allí, a los 19 minutos, Mandzukic aprovecharía un regalo de la defensa rival para vencer a Jordan Pickford y establecer el 2-1 definitivo con el que los croatas avanzarían de ronda.

Ahora, y tras haber sufrido en las tres definiciones previas, teniendo que exigirse más de la cuenta pero dejando el corazón por la camiseta que representa a su país, llegará el momento de enfrentar a Francia en el partido definitorio que puede consagrar a los rojos y blancos por primera vez en su historia. Si bien oficialmente será el 7° partido, Croacia buscará que el octavo sea el que nunca se olvide.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *