Foto: Reuters

Las selecciones de la Confederación Asiática de Fútbol ya están afuera de la Copa del Mundo. Sin embargo, las actuaciones de cada una de ellas han dejado tela para cortar y en Vermouth Deportivo desglosaremos la actuación de cada una:
Japón: El combinado de Akira Nishino sorprendió desde el vamos. Tras derrotar a Colombia, los nipones obtuvieron un empate ante Senegal que le valió la clasificación aunque cayeron con Polonia (accedió a octavos por fair play). Ante Bélgica en octavos, los “Samuráis Azules” estuvieron dos goles de ventaja por sobre su rival pero no pudieron aguantarlo y en el final lo perdieron.
Pese a caer en la última jugada, los de Nishino redondearon una gran actuación ya que el equipo llegaba con sólo dos meses de trabajo con el entrenador luego de que Vahid Halilhodzic fuera despedido por la Federación Japonesa de Fútbol.
Irán: Con una táctica defensiva muy aceitada, los de Carlos Quieróz estuvieron a punto de dar la nota en el Mundial. Con su segundo triunfo en esta competición (frente a Marruecos), los iraníes cayeron por la mínima ante España y empataron con Portugal pero pudieron haberlo ganado en la última jugada.
Más allá de quedar afuera en la fase de grupos, Irán fue una de las selecciones sensación de Rusia 2018.
Corea del Sur: Las derrotas ajustadas ante Suecia y México dejaron a los coreanos necesitando una victoria histórica ante Alemania y una ayuda de los aztecas, que debían triunfar frente a los suecos. Y aunque el triunfo mexicano no llegó, los tigres lograron aguantar los embates alemanes y liquidaron el partido en el final dejando afuera al campeón del mundo.
De esta manera, aunque haya quedado eliminado en la fase de grupos, Corea del Sur tiene motivos por los cuales decir que Rusia 2018 fue un buen Mundial.
Arabia Saudita: El equivocado planteo de Juan Antonio Pizzi en el partido ante Rusia dejó muy expuesto a los saudíes, que cayeron catastróficamente en el debut. Luego, ante Uruguay, los vestidos de verde carecieron de peso ofensivo para transformar su dominio del balón en goles. Y ante Egipto, quizás más sueltos, Arabia Saudita consiguió un triunfo que se le negaba desde Estados Unidos 1994.
Así, el fútbol árabe puede ver con buenos ojos lo que viene ya que sus jugadores evidenciaron una buena técnica y una prolijidad a la hora de jugar que les puede valer un progreso en cuanto a resultados en el futuro.
Australia: Aunque sólo sumó un punto en el grupo, llegó a la última fecha con chances de clasificar. Pese a caer ante Francia en el debut, la gran actuación de los “Socceroos” puso en aprietos a los galos que ganaron con un penal y un tanto en contra de rebote. Frente a Dinamarca, los australianos merecieron ganar pero padecieron su mayor déficit, su falta de definición. La igualdad ante los daneses hizo que los vestidos de amarillo o verde debieran ganar si o si y esperar un triunfo de Francia para clasificar y en esa desesperación Perú lo aprovechó y se llevó el triunfo.
Más allá de haber obtenido sólo un empate, los australianos se fueron con la frente en alto por haber estado cerca de la clasificación y no haber sido menos que ninguno de sus rivales. Graham Arnold, que reemplazará a Bert Van Marwijk como DT, tendrá que encontrar rápidamente el centrodelantero goleador (ni Nabbout, ni Juric, ni Cahill anotaron en Rusia 2018) para palear su falta de gol y así, soñar con una mejor participación en el próximo Mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *