CROACIA: PARA MODRIC, LA TERCERA FUE LA VENCIDA

Croacia no atravesó una cómoda eliminatoria para llegar a Rusia 2018. A priori, parecía ser un grupo accesible, pero la sorpresiva aparición de Islandia hizo que el equipo capitaneado por Luka Modric deba medirse en repechaje ante Grecia. Con la clasificación en el bolsillo, el elenco europeo pudo cumplir y superar el objetivo planteado para el Mundial. No solo eso, ahora van por un lugar en semifinales.

Corría el año 1998 y Croacia sorprendía a todos en su primera experiencia mundialista. Atrás habían quedado los conflictos bélicos y la separación de Yugoslavia, para de una vez por todas competir en una Copa del Mundo de manera independiente. De la mano de Davor Suker, la sorprendente princesa de Francia ’98 se hizo con el tercer puesto de aquel torneo y todo el mundo se enteró de la existencia del jóven país. Luego, la suerte le fue esquiva para los siguientes Mundiales: en 2002, 2006 y 2014 no pudo superar la fase de grupos. Para Sudáfrica 2010 ni siquiera pudo clasificarse.

Lo cierto es que con el recambio generacional que significó la épica participación en 1998, aparecieron nuevos futbolistas. Entre ellos surgió la figura de Luka Modric, quien participó en Alemania 2006 y Brasil 2014, pero en ambos campeonatos no se logró avanzar a octavos de final. Por ello, el objetivo principal de Croacia en Rusia era superar la fase de grupos. Cumplió ampliamente, dejando atrás a Argentina e Islandia -paradójicamente el culpable de que Craocia juegue un repechaje en las eliminatorias europeas-. La tercera fue la vencida para el jugador del Real Madrid, que logró ponerse el equipo al hombro para depositar a su selección en cuartos de final, cumpliendo así la mejor performance desde el Mundial jugado en Francia.

Ahora Croacia deberá verse las caras con Rusia, un eslabón complicado de atravesar debido a la sorpresiva dinámica de ataque que demostró el equipo anfitrión. De superar esta instancia, habrá quedado lejano el escaso objetivo de haber avanzado a octavos de final para plantearse por completo la idea de levantar la Copa del Mundo, un suceso que se transformaría en algo épico para la historia de los Mundiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *