RUSIA 2018: «ANTE LOS MOMENTOS DE ADVERSIDAD, LA RESPUESTA TIENE QUE SER OTRA»

La claridad de análisis futbolístico de Gustavo Alfaro siempre llama la atención. Sincero, sin vueltas y con los conceptos bien definidos. El director técnico viajó a Rusia como comentarista de la cadena Caracol de Colombia y sus caminatas por el Centro de Prensa de San Petersburgo fueron una oportunidad para los periodistas para conocer su opinión acerca de un partido con altibajos pero con un alto nivel de emotividad.

“Argentina pasó por estados diversos propios de la fragilidad emocional que tiene. Se juramentó, para dentro después de una crisis profunda que llegó hasta las raíces propias de la Selección, hacer un partido que lo vinculen con la clasificación. Y eso se vio. La experiencia fue importante más allá de detalles que uno pueda tener en cuenta en características de jugadores”, lanzó el entrenador.

Alfaro atribuyó gran parte del buen juego de los cuarenta y cinco iniciales a la figura de Lionel Messi. Lo vio diferente, con otra actitud. “Tuvo un buen primer tiempo. Me da la sensación de que vimos a un Messi en estado puro con la definición, el pase entre líneas que dejó a Higuaín mano a mano, por las triangulaciones y la generosidad. Estaba conectado. Tuvo a alguien para hacer una pared, cosa que antes daba la sensación de que no se podía”, definió.

¡Cuidado! El DT convertido en analista de la cadena prestigiosa de Colombia no se quedó solamente con la victoria sino que dejó en claro el aspecto a mejorar para no sufrir ante Francia en octavos de final: “Hoy se dio un paso hacia adelante. Sin embargo, hay que medir cuánto de fortaleza hay ante la adversidad y ahí es donde quedamos desnudos. Para mí, no es penal. Jugadas como las de Mascherano hay dos millones. Pero el empate mostró la peor cara de Argentina porque después quedó desarticulado en la cancha.  Quedó sin relevos como un equipo estirado con más respuesta anímica que racional. Termina por ahí, buscándolo a corazón abierto. Que desborde Mercado y que defina Rojo en el lugar donde tiene que estar Higuaín te marca la pauta del modo que el equipo buscaba el resultado. Es válido. Cuando no te alcanza con fútbol tenés que responder con el amor propio y el corazón. A veces es necesario para sustentar un rendimiento. No nos engañemos. No nos detengamos en el resultado porque señales de estas cosas nos han pasado hace mucho tiempo. Ojalá que estos noventa minutos que vemos como un electrocardiograma que va de pico a pico, nos sirvan para sacar conclusiones. Ante los momentos de adversidad, la respuesta tiene que ser otra. Teníamos jugadores de experiencia y recambio”. El análisis no concluye y las preguntas surgen en la cabeza de Gustavo Alfaro de cara a lo que viene: “Siempre hay que pensar el peor escenario posible. ¿Qué pasa si Francia nos mete un gol a los cinco minutos del primer tiempo? ¿De qué manera vamos a responder? No podemos responder solo con el corazón. Lo más probable es que, si tenés enfrente a un equipo que está fino, te liquide el partido. Y si tenés que quemar las naves, hay que hacerlo en el momento correcto. ¿Qué quería yo? Que si nos meten un gol sigamos jugando como en el primer tiempo. Que volvamos a retomar las marcas, achicar los espacios, presionar y a encontrar sociedades. Que nunca nos apartemos de un plan de juego que se debe tener. Hoy es una expresión más de buenas intenciones que un equipo en sí mismo”.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*