ARGENTINA 1 – ISLANDIA 1: UN PROBLEMASSON

Por: Francisco Alí

Islandia tuvo más corazón que Argentina. La Albiceleste no supo descifrar los códigos de ataque ante un tremendo muro defensivo que otorgó el equipo Vikingo en el campo rival. Los hombres de Jorge Sampaoli no aprovecharon la ventaja convertida por Agüero y el empate veloz lo dejó en jaque. Poca creatividad, errores defensivos y un Lio Messi sólo y aturdido por un penal fallado que nos dolió a todos. Terminó 1 a 1 gracias al arquero islandés -Hannes Halldorsson- que tuvo una brillante tarde moscovita con paradas de significativo valor y acompañado con una estrategia defensiva y óptima. Para nosotros es como una derrota y para ellos, como un triunfo. No hay dudas.

Y fue más de lo mismo. Deficiencias en defensa y escasez en ataque. Messi jugó solo en la primera etapa, ninguno se le acercó para concretar alguna chance: Di María no resolvió, Meza estuvo tibio, Biglia fue un fantasma y Mascherano está para otra cosa. La pelota parada fue la puerta de las primeras ocasiones pero ni siquiera ahí se abrió la puerta del gol hasta la llegada de una genialidad de Sergio Agüero que abrió el juego: el Kun controló en el área y la embocó al ángulo. Los errores propios ayudaron a Islandia que fue preciso en los pases y complicó con esa simplicidad en el campo. Pocos pases y peligro en dos ocasiones: una de ellas fue gol. Rebote al medio de Wilfredo Caballero y Alfred Finnbogason empató el marcador.

Los problemas parecían que se resolvían con un penal a favor en el complemento pero Lionel Messi no pudo ante Halldorsson en la pena máxima. La Albiceleste se adueño del balón aunque las ideas no se le cayeron. Ever Banega no fue la combinación perfecta para Leo y la falta de creatividad se notó. El sistema defensivo de los islandeses fue demasiado para los nuestros: se abroquelaron, aguantaron y demostraron la fuerza que sabíamos que tenía. Lionel lo intentó con dos tiros libre y con una chance que pasó al lado del palo. La ofensiva cambió con el ingreso de Cristian Pavón quien, en pocos minutos, demostró más que Di María. Sin embargo, no hubo caso.

La igualdad fue una sentencia para Argentina. El bloque defensivo de Islandia lo puso en aprietos al equipo de Jorge Sampaoli. A puro corazón, los vikingos nos dejaron un gran problemasson.