VILLA DÁLMINE: AL ARCO DEBÍA IR UN EX RACING

Foto: @AcassusoPrensa

Por: Marcelo Patroncini

La salida de Martín Perafán obligó a la dirigencia del Viola a buscar un arquero para cuidar los tres palos en el Coliseo de Mitre y Puccini. Y, en una pulseada entre dos arqueros que hicieron inferiores en Racing de Avellaneda, fue Juan Ignacio Dobboletta quien le ganó a Gastón Gómez el puesto en la institución del norte de Buenos Aires.

El «Chila» Gómez ya había sonado en varios elencos de la B Nacional. Sin lugar en Los Andes, su apellido retumbó en Villa Dálmine. Sin embargo, el cuerpo técnico, tenía en los papeles a otro ex Academia y con gran performance en Acassuso.  Dobboletta mantuvo el arco invicto en dos docenas de cotejos. De hecho, el Quemero de Boulogne en general, tuvo una campaña por demás impactante en la B Metropolitana acabando en el tercer puesto por debajo de Platense y Estudiantes de Buenos Aires.

La llegada de Federico Tursi al conjunto de San Isidro le dio liberad de acción a Dobboletta que no dudó en saltar de categoría. De esta manera suplantará a Perafán ya que, el ex Douglas Haig, continuará su carrera en Mitre de Santiago del Estero. No obstante esta no fue la única incorporación del Viola ya que al conocido arribo de David Gallardo, proveniente de Sportivo Las Parejas, se sumó un refuerzo más.

Martín Comachi, delantero de Unión de Sunchales, estampó la rúbrica en Villa Dálmine prometiendo los goles que se fueron con Jorge Córdoba. Con pasado en el Deportivo Quito, el atacante, puso el gancho para ser parte del proyecto De la Riva que intentará repetir la gran campaña que tuvo el torneo pasado con el equipo de Campana.