Foto: @NuevaChicago

Se acabó la novela. En verdad una miniserie que nunca debió existir porque los rumores de su salida nunca fueron evidenciados por el jugador ni tampoco oficializados por la institución. Lo cierto es que a los 43 años, Christian Gómez, renovó el vínculo con el club de sus amores y seguirá ligado al menos una temporada más al Torito de Mataderos.

«Gomito» debutó en Nueva Chicago un 30 de mayo de 1992 y desde ese entonces, con idas y vueltas, defendió al Verdinegro en más de 400 oportunidades. Casi una década después de su salto inicial, logró el primero de los ascensos con el club de sus amores logrando así un histórico regreso a Primera División. Independiente de Avellaneda posó los ojos en él y, bajo el mando de Américo Rubén Gallego, tocó el cielo con sus manos al consagrarse campeón del Apertura 2002 con el Rojo.

Su carrera continuó en Estados Unidos. En una liga en formación, Gómez fue un gran profesor para tantos alumnos. Desparramó su talento en Washington, Denver y Miami pero su corazón estaba en Mataderos. Y volvió cuando la entidad más lo necesitaba. Navegando en aguas de la tercera división, el mágico atacante lo hizo saltar dos categorías otra vez para que el Torito vuelva a la elite del fútbol argentino.

Con energía de sobra, «Gomito» y el club sabían que existía un capítulo más entre ellos. Tras una temporada para el olvido donde el Verdinegro logró salvarse del descenso en la última fecha ante Ferrocarril Oeste, los dos fueron en busca de una revancha. Y finalmente ambas partes estamparon la rúbrica para que el ídolo de Nueva Chicago siga un año más dándole nuevamente alegrías a su gente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *