Horas nos separan de Rusia 2018, por eso el Contador Mundial se consume utilizando por última vez la cantidad de días restantes como disparador de reflexiones Mundialistas. Las palabras empiezan a quedarse cortas y el más sincero sentimiento de cada Patria Futbolera fluye a pura adrenalina. El sueño es 1 solo, lograr levantar la Copa del Mundo una vez más.

A lo largo de las treinta ediciones que tuvo este espacio hemos repasado historias célebres, y no tanto, sobre los Mundiales (Podés repasarlas todas acá -> https://www.vermouth-deportivo.com.ar/index.php/category/copa-del-mundo/contador-mundial/). Contamos anécdotas sobre todos los Campeones del Mundo, datos de los jugadores históricos y contemporáneos de la competencia, y no hemos dejado continente sin evocar.

Para esta última entrega solo nos limitaremos a divagar sobre la importancia de la Copa del Mundo, siempre plantados en el tablero de un juego cuyos matices atraviesan las culturas impactando en los sentimientos de quienes lo disfrutan.

Y Argentina tiene construida una tradición futbolera muy importante, centenaria y de una pasión en constante crecimiento. Recibimos un producto extranjero para moldearlo a imagen y semejanza, agregamos inspiración al pragmatismo rompiendo con los moldes lógicos. Estuvimos en la primera Final Mundial y también en la última, logramos dos veces levantar ese preciado trofeo y varias otras nos quedamos en las puertas.

Hemos llegado de última y nos llevamos todo, también como los mejores para despedirnos de forma abrupta y dolorosa. Hoy nos encontramos en un torbellino de incertidumbres, con un entrenador que solamente disputó cuatro cotejos oficiales pero con varios jugadores cuya primera convocatoria ya quedó más de una década atrás.

No tenemos en claro el equipo ni tampoco terminamos de fiarnos en sus intérpretes, buena parte de ellos figuras de los equipos más importantes del planeta. No hemos sabido (o querido saber) como encarar el asunto de raíz ni nos ha interesado demasiado imprimir un estilo conjunto entre todos los equipos que tiene relación con la AFA. Hemos cambiado cuatro veces de entrenador en la misma cantidad de años, y ni hablemos sobre los turbulentos manejos dirigenciales con los que convivimos desde siempre.

Hemos gastado un recurso al que no supimos aprovechar: Lionel Messi. La Pulga jamás encontró en la Selección el tope de su rendimiento, tampoco una comodidad deportiva visible, sin embargo el enorme talento que posee le alcanzó para disputar tres Finales, la misma cantidad de Mundiales y convertirse en máximo artillero histórico de la Albiceleste. Y será hasta el último de sus días como futbolista el motivo principal y exclusivo sobre el cual apoyaremos toda nuestra ilusión.

Por supuesto que no todo es institucional y hay que cosas deportivas que cuestan explicar, lo que sí está claro es que hace rato venimos apostando todo a la inspiración y muy poco a lo palpable. Esa misma inspiración que mejoró a este deporte nos cuesta la posibilidad de disfrutarlo con regularidad en nuestra Selección Nacional; seguimos haciendo poco y esperando mucho.

Pero aquí estamos, contando los minutos para que vuelva arrancar la competencia más importante del Planeta Futbolero. Nos vemos en esa Final, nos imaginamos al 10 alzando la Copa, es más fuerte que nosotros. Y aunque nada tenga que ver con la gesta deportiva escribo en primera persona por sentirme parte, por seguir a un equipo y esperar que el Seleccionado Nacional defienda el buen nombre de esta tierra que vibra junto a la pelota.

Perseguimos el sueño Mundialista, y no se trata de un slogan bonito sobre una empresa que vende el sentimiento nacional pese a ser extranjera. Tampoco ponemos al fútbol en el lugar que no le corresponde, entendiendo que como país tenemos muchísimos otros sueños más importantes por los cuales luchar.

Se trata de soñar con ser contemporáneos a la épica, que algunos evoquen los Campeonatos anteriores y otros tantos más saboreemos en carne propia las mieles doradas de la Copa Mundial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *