CONTADOR MUNDIAL: 10, EL NÚMERO MÁGICO

El Contador Mundial de Vermouth Deportivo ya no puede creer lo cerca que estamos de Rusia 2018, por eso empieza a narrar sus mejores historias utilizando la cantidad de jornadas restantes como disparador. Hoy revolveremos en nuestra idiosincrasia para hacer algunos comentarios sobre los números 10 más ilustres en la campaña Mundialista de Argentina, dándonos lugar también para conocer a cada privilegiado que pudo lucirla en una Copa del Mundo.

El 10 es un concepto. Una forma de representar este juego que tanto amamos y fruto de la más mágica casualidad decimal. La tradición futbolera de nuestro país fue encontrando en aquella cifra a intérpretes fantásticos, jugadores excepcionales que aportaron a la construcción del emblema.

Quien se “pone la Diez” suele tomar la responsabilidad por el resto, asume su condición en propósito del bien común. Y tan ligada está la camiseta a quien la viste que hubo uno que la resignificó para siempre, que potenció lo bueno y agregó un plus, modificando incluso la jerga en su tierra, donde nadie más pidió diez, sino un Diego.

Pero metiéndonos de lleno en la historia de la Camiseta 10 Albiceleste en Mundiales encontraremos una paleta de futbolistas con distintos puestos y características. Los escritos rememoran diferentes momentos y lugares en los cual se habría empezado a utilizar la numeración en las casacas de forma oficial, lo concreto es que la Copa del Mundo Brasil 1950 fue la primera en ver futbolistas numerados.

En Suiza 1954 se reglamentó el uso de números en las camisas, y a diferencia de la Copa anterior cada jugador respetó el mismo dorsal durante toda la competencia. La Selección Argentina de Fútbol estuvo ausente en estas dos Citas Máximas por lo cual realizó su debut numerado en Suecia 1958.

Allí fue Alfredo Hugo Rojas quien lució la camiseta número 10. Nacido en Lanús el Tanque se desenvolvía como delantero surgido justamente del club Granate. Post Copa Mundial tuvo un paso por el fútbol español y luego regresó al país vistiendo las camisetas de River, Gimnasia de La Plata y Boca, donde fue Campeón. En Suecia 58 disputó uno de los tres cotejos sin anotar, fue nuevamente citado para Inglaterra 1966, donde no sumó minutos.

En la Copa Mundial Chile 1962 la 10 volvió a ser portada por un delantero, José Sanfilippo. El Nene, máximo goleador en la historia de San Lorenzo, llegó a aquel Mundial ya consolidado Campeón de la Copa América 57 y también de Primera con el Ciclón. Había sido convocado para Suecia 58 aunque sin sumar minutos, ya en Chile disputó dos cotejos y le convirtió un gol a Inglaterra en la derrota 1-3.

Antonio Ubaldo Rattín lució la número 10 y fue el Capitán del Seleccionado en Inglaterra 1966. El Rata, volante defensivo, llevaba casi una década en Boca logrando ser tres veces Campeón. Con la Selección Argentina había disputado una Copa América y jugado un cotejo durante Chile 62. En Inglaterra arrancó como titular en los cuatro compromisos encarados por la Albiceleste, fue expulsado en Cuartos de Final contra Inglaterra dando lugar a la histórica imagen que lo mostró estrujando el banderín británico y sentándose a metros de la reina.

Argentina no clasificó para México 1970 regresando a los Mundiales en Alemania 1974. Allí el dorsal número 10 cayó a espaldas de Ramón Armando Heredia, defensor cordobés surgido en San Lorenzo de Almagro que logró dos títulos de Primera División con el Cuervo. Heredia hizo carrera en Europa vistiendo los colores del Atlético de Madrid, donde ganó una Liga Española, y Paris Saint-Germain. Como jugador Colchonero disputó el Mundial de Alemania, siendo titular en los seis cotejos que disputó la Albiceleste y convirtiéndole un gol a Polonia en el debut (2-3).

Para Argentina 1978 los números de camiseta Albicelestes se asignaron por orden alfabético y en una situación para nada casual la 10 fue para Mario Alberto Kempes. En ese plantel se encontraba Norberto Alonso, un Diez clásico, que terminó utilizando la 1. El Matador Kempes, cordobés surgido de Instituto, fue a aquel Mundial ya consolidado en el Valencia y con varios cotejos disputados con la Albiceleste: 24 partidos y 14 goles incluyendo participaciones en Copa América y el Mundial 74. Más adelante disputaría, con la 13, España 82.

Kempes, potente delantero, fue titular en los siete partidos que consagraron a la Selección Argentina y convirtió seis goles; Debutó en las redes Mundialistas en la Segunda Fase facturándole por duplicado a Hungría primero y a Perú después, también anotó dos dianas en la Final ante Holanda. Participe fundamental de la primera Copa del Mundo lograda por Argentina, máximo goleador del Mundial y pieza fundamental en la construcción histórica de nuestra 10.

Diego Armando Maradona iniciaría su reinado del dorsal durante España 1982, prolongándolo en México 86, Italia 90 y Estados Unidos 94. Pelusa jugó 21 partidos en Mundiales con la Selección Argentina, todos ellos como titular y con la camiseta número 10 estampada en la espalda. Hizo 5 goles en México, participando globalmente en 13 de las 14 dianas que convirtió aquel equipo. Había logrado 2 en España y se retiró con 1 en Estados Unidos. Podés repasar toda la campaña de Maradona en Mundiales acá -> https://www.vermouth-deportivo.com.ar/index.php/2018/05/24/contador-mundial-21-el-que-mas-nos-representa/, otra historia de esta misma sección.

Lo más relevante al hilo conductor desarrollado es que Maradona se transformó en el primer enganche argentino en utilizar la 10 Albiceleste durante un Mundial, eso sumado al título del 86 y el subcampeonato del 90 forjaron las bases conceptuales del número. Un espíritu inquebrantable y mucha, pero mucha, magia fueron quizás los aspectos más fuertes del fútbol Maradoniano. Diego fue quien más lució la Diez, en cantidad y calidad, regalando momentos únicos que todo un Pueblo Futbolero sueña cada cuatro años con repetir.

La dura carga de ponerse la 10 tras el retiro de Diego Maradona recayó, afortunadamente, en un excelente jugador como Ariel Arnaldo Ortega. El Burrito, nacido en Jujuy y criado futbolísticamente en River Plate, había sido quien reemplazó al propio Diego durante su último cotejo Mundialista en Estados Unidos. Ortega llegó a Francia 1998 como jugador del Valencia, habiendo ganado 5 títulos (incluyendo Libertadores) con el Millonario y 37 cotejos con la Selección Mayor (Contando Mundial 94, Confederaciones 95, Copa América 95 y Plata Olímpica en Atalanta) en los que anotó 9 goles.

Ortega fue titular en los cinco compromisos de Argentina en Francia 98, convirtiéndole goles a Jamaica en Primera Fase. 4 años más tarde repitió casaca 10 en Corea Japón 2002 transformándose en el segundo jugador de la historia Albiceleste en lucir aquel número en más de un Mundial. Allí en Asia el Burrito estuvo desde el arranque en los tres matchs de Argentina, pero no pudo convertir.

Llegó el Mundial de Alemania 2006 y la número 10 se heredaría a un enganche por tercera vez consecutiva. Juan Román Riquelme es también un referente del número, sin la velocidad física de sus antecesores pero con un talento inconmensurable para leer el fútbol y manejar sus tiempos. Román llegó a aquel Mundial como jugador del Villarreal y con un legado ya marcado: tres títulos locales con Boca, dos Libertadores  y una Intercontinental; había sido Campeón Mundial Sub-20 con la Selección mientras que en la mayor sumaba 32 cotejos y 8 goles.

Riquelme fue titular y pieza clave, con la 10 en la espalda, en los cinco partidos que jugó Argentina en Alemania 2006. No pudo convertir goles pero sí participó en varios, fu su único Mundial y no pudo terminarlo en cancha tras aquel recordado cambio en el match de Cuartos frente al local.

Con Sudáfrica 2010 la número 10 Argentina empezó a ser para el astro de nuestros tiempos, Lionel Andrés Messi. En ese entonces La Pulga llevaba dos años utilizando el dorsal en Barcelona, y aunque sabemos que su panorama es ampliamente mayor podemos animarnos a etiquetarlo como enganche, cuarto al hilo en recibir la herencia Albiceleste.

Messi jugó los 5 cotejos de la Selección en Sudáfrica y los 7 partidos con los cuales alcanzamos la Final de Brasil 2014, Copa del Mundo en la que Lionel logró 4 goles (Además tenía 2 presencias y una diana en Alemania 06). Con la 10 Celeste y Blanca en su espalda el hoy Capitán del Seleccionado sorteó varias complicaciones a puro gol, se trasnformó en el máximo artillero histórico y además jugó 3 finales. Pero las consideraciones necesarias sobre La Pulga llegarán en otra edición de esta sección.

Lo importante es que la 10 está en la espalda más mágica que podamos encontrar en nuestra actualidad. Messi disputará su tercer Mundial luciéndola y el Pueblo Futbolero sueña con verlo en toda su dimensión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *