CADU: «VOLVÍ PARA ESTO, YO NO VENDO HUMO»

Nació en Zárate y claramente es hincha del Celeste. Debutó como futbolista en la entidad de Villa Fox. Salió campeón de la Primera D. Ricardo Caruso Lombardi lo tenía entre ceja y ceja por eso no dudó y se lo llevó al Racing Club de Avellaneda. Jugó en la Academia, en pleno Cilindro, ante todos los flashes. luego estuvo en Mendoza, en Chile, firmó con Instituto y besó la gloria nuevamente al llegar a Talleres. Sin embargo, con más de tres lustros de carrera, volvió al club de sus amores. Javier Velázquez regresó a Defensores Unidos para ser campeón. Estuvo cerca, perdió una final y no se dio por vencido. Siguió luchando, lo consiguió y en Vermouth Deportivo hablamos con el goleador del CADU en una entrevista tan emotiva como imperdible.

Vermouth Deportivo: Se les dio, lo habían buscado el año pasado y se les negó en la final, per no bajaron nunca los brazos…
Javier Velázquez: Creo que fuimos justos campeones. Estuvimos mucho tiempo en la punta, fuimos los más regulares, y gracias a Dios pudimos coronarlo con este anhelado ascenso para la gente de la ciudad, la gente del club. Tuvimos un traspié el torneo pasado pero los dirigentes apostaron a una continuidad de un proyecto y se logró el objetivo.
VD: ¿Cómo trabajan dentro del plantel sabiendo que está la experiencia de Andrés Franzoia, la tuya, pero también con muchos juveniles que hicieron una campaña formidable?
JV: Nosotros tuvimos un plantel con jugadores importantes, de jerarquía. Los más grandes tratamos de ayudar a los más chicos. Y obviamente que nosotros necesitamos a los más chicos, a la frescura de la gente joven. Ahí es donde se logran los objetivos. Los más chicos han tomado esa responsabilidad, tuvieron esa valentía de jugar en ciertas canchas, y creo que ahí estuvieron las claves. Cuando me tocó salir, entró Parodi y respondió, Escobar también alternó y lo hizo muy bien. A los que les tocaba entrar rendían, entonces es muy difícil mantener a un plantel con ese hambre y esas ganas. Y yo creo que fuimos 30 guerreros que, al que le tocaba estar, estaba preparado para la batalla.
VD: ¿Se disfruta más el título siendo el ídolo de los hinchas y que el cariño sea recíproco?
JV: Sí, yo soy de la ciudad, soy hincha del club. Le dije a mis compañeros que son de afuera, les conté cómo lo vivo yo, traté de remarcarles eso varias veces como para que ellos lo sientan también y se sientan partícipes. Obviamente que yo lo disfruto mucho como varios hinchas del club que son hinchas del Celeste.
VD: ¿Qué es CADU para vos?
JV: El CADU es mi segunda casa. Me tocó iniciar mi carrera ahí y seguramente la voy a cerrar ahí. EL CADU es todo porque en un momento yo la estaba pasando mal y siempre me ayudó. Recuerdo a dirigentes que me ayudaron y que hoy no están pero de arriba lo deben estar disfrutando. CADU es mi segunda casa.
VD: Cuando hablás del CADU lo hacés desde el corazón, ¿cuántos pueden disfrutar de lo que vos estás gozando?
JV: Sí, es difícil que pase. Hay jugadores que vuelven al club de sus amores y no pueden lograr cosas y he tenido la gracia de Dios de poder lograrlo y poner al CADU en la B Metropolitana. Mucha gente hace mucho que no lo veía, varios que no lo pudieron ver, y que vamos a jugar con equipos como All Boys o Atlanta es muy gratificante. Si me toca jugar en la B o no, lo voy a alentar como siempre lo hice con el Celeste.
VD: ¿Cumpliste un sueño al dar la vuelta olímpica con CADU?
JV: Sí, porque volví para esto, yo no vendo humo, ni nada. Estaba jugando en el Nacional B, tenía ofertas para seguir en la categoría, incluso para irme al exterior, y volví a la Primera C. Volví por eso, volví a pelear un ascenso, lo peleé, perdí una final, me quedé, y tuve la gracia y la bendición de Dios de poder lograrlo. Hoy puedo disfrutarlo y ver a CADU en la Primera B Metropolitana.
VD: De aquella vez que te contrató a Racing a este ascenso con CADU, haber jugado en un grande o ascender con el club de tus amores, ¿con qué te quedás?
JV: Para un jugador, llegar a la elite del fútbol argentino y más a un grande, significa muchísimo. Cuando vos arrancás con esto querés llegar a jugar en Primera, ese es el primer sueño. Es fácil ser de hincha de Boca o de River, pero yo soy hincha de Defensores y salir campeón creo que es lo máximo. A mi me tocó salir campeón varias veces, subí a Primera con Talleres, pero esto para mí es lo máximo. Lo dije y lo remarco. Salir campeón dos veces con el mismo club no es facil pero yo tuve la suerte de lograrlo y por es lo pongo en el pico máximo de mi carrera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *