BROWN DE ADROGUÉ: «BROWN ES MI SEGUNDA CASA»

Foto: "Brown una pasión"

Por: Tomás Díaz

Aún no terminó el campeonato, pero la B Nacional está dando mucho de qué hablar en cuanto a transferencias, incorporaciones y jugadores que quedan libres. Sin dudas, una de las sorpresas más grandes fue la no continuidad de Facundo Lemmo en Brown de Adrogué. El capitán del «Trico» en los últimos cinco años deja el club del sur del Gran Buenos Aires tras ocho años y 281 partidos disputados, ganándose con creces al mote de ídolo. El ahora ex jugador del «Tricolo» dialogó con el medio partidario «Brown una pasión» al aire de la AM 1380 La Súper Sport y dejó declaraciones jugosas.

El polifuncional jugador nacido en Balcarce empezó el repaso de su paso por Brown diciendo que «jamás me hubiese imaginado cuando llegué todo lo que íbamos a lograr todo lo que logramos. Como jugador uno vive mucho el presente. La verdad que han pasado cosas hermosas y agradezco un montón al club todo lo vivido«.

Al hacer un análisis del progreso del club desde su llegada, resaltó que «en ese momento, Brown era un club humilde de la B Metropolitana que peleaba por mantener la categoría. El objetivo en ese entonces era hacer 50 puntos, lograr un buen promedio y ver si podíamos entrar el reducido. Pero ese mismo año nos metimos en el mismo, al siguiente también y ya al tercero lo ganamos y pudimos ascender«.

«Si hay algo que aprendí en el club, es que si no se sufre no vale,» se sinceró Lemmo respecto al ascenso de Brown a la B Nacional en el 2013, y continuó «teníamos la ventaja a favor pero sabíamos que no iba a ser fácil. Almagro nos hizo dos goles y después del segundo, miré al piso y dije ‘Empezó el partido’. Siempre estuvimos acostumbrados a venir de atrás y luchando sin ser favoritos«.

También confesó sobre esa definición: «cada tanto cuando estoy melancólico busco el video de la definición por penales en YouTube y empiezo a transpirar. Me pongo nervioso como volviendo a ver ese video como si estuviera ahí. Tuvimos varias posibilidades de ganarlo pero no podíamos, pero cuando entró el último penal de «Osky» (Oscar Villamayor), fue un desahogo impresionante. Son momentos inexplicables para el que lo vive».

Su presente y el hecho de que no va a continuar en Brown fue un tema que tocó el volante devenido en defensor: «la verdad que no me esperaba este momento. Pensé que tenía más años en el club, pero se dio ésta situación. Todavía no sé qué haré, estoy abierto a cualquier posibilidad».

Sobre el final, tuvo tiempo de dejar unas últimas palabras de despedida para la gente: «sin dudas que voy a volver al club a ver algunos partidos. Tal vez vuelva en alguna otra función dentro del club, más adelante. Pero me llevo los más lindos recuerdos de toda la gente. Parece chica la palabra gracias, pero es enorme y el «gracias» más grande que puedo decir es para la gente de Brown. Llegué a un club y me encontré con una familia. Brown de Adrogué es mi segunda casa. Me hubiese gustado despedirme de otra manera de la gente, no sabía que el partido con Sarmiento era mi último partido, pero siempre que puedo le agradezco a la gente por éstos ocho años y éstos momentos vividos. Jamás me voy a olvidar cuando volvimos de la cancha de Ferro cuando descendimos y al llegar a Adrogué estaban todos los hinchas esperando para recibirnos con aplausos. Espero que el club pueda seguir creciendo y cosechando frutos».