CONTADOR MUNDIAL: 17, EL CONSUELO DE UNA GENERACIÓN

El Contador Mundial de Vermouth Deportivo no para, mucho menos las historias que se nos presentan utilizando la cantidad de jornadas restantes para Rusia 2018 como disparador. Lo que tampoco se detiene es el tiempo, por eso son cada vez más aquellas personas apasionadas por el fútbol que no tuvieron la posibilidad de disfrutar en cancha a Diego Armando Maradona. Pero durante Sudáfrica 2010 hubo una pizca de revancha, ese mágico tacazo que el entonces seleccionador argentino metió en el minuto 17 ante Corea del Sur.

La Copa Mundial de México 1986 tocó una fibra sensible en el Pueblo Argentino, y el eje de éxtasis producido por algo tan simple como el fútbol no fue otro que Diego Armando Maradona. En aquel momento Pelusa llevaba apenas cuatro años afuera de nuestra liga, dejando atrás 206 partidos entre Argentinos Juniors y Boca en los que anotó casi 150 goles. Había sido Campeón Sub-20 y disputado el Mundial 82, lo seguíamos sintiendo nuestro.

Lo que ocurrió con Maradona en 1986 no fue ajeno a ningún argentino contemporáneo, más o menos futbolero, directa o indirectamente y más allá de las apreciaciones personales.  Esa Copa del Mundo fue un quiebre para su carrera y consideración global, el Diego se transformó en un símbolo que atravesó culturas. Todo esto jugando al fútbol, con goles, gambetas, por lo tanto si no tuviste la oportunidad de verlo está claro que sus habilidades eran asombrosas.

Y su vigencia no terminó, al menos no hasta la sanción de quince meses que recibió por parte de FIFA tras un control antidopaje en el año 1991. Durante su inactividad forzada Maradona perdió la grandísima forma que mantuvo desde el día que debutó, solo interrumpida por la fractura de tobillo que sufrió con el Barcelona. Jamás mermó su técnica ni capacidad, pero no volvió a lograr regularidad tras completar una temporada con altibajos en Sevilla y disputar un puñado de encuentros con Newell´s.

En Estado Unidos 1994 Maradona volvió a tener acción Mundialista, pero una nueva sanción FIFA lo marginó temporalmente de las canchas. Volvió en 1995 vistiendo otra vez la camiseta de Boca y allí se mantuvo hasta 1997 destilando sus últimas dosis de magia futbolística y prolongando su hipnótico magnetismo sobre el verde césped para que más personas puedan percibirlo en vivo. De los 588 cotejos que Diego disputó en clubes, 523 fueron entre 1976 y 1991; durante el mismo periodo en la Selección Mayor logró 80 de sus 91 presencias.

Hasta aquí un poco de contexto, como si hiciera falta, para llegar a nuestro punto. Diego Armando Maradona fue nombrado entrenador del Seleccionado Argentino en 2008 y regresó como actor principal a un Campeonato Mundial comandando técnicamente a la Albiceleste en Sudáfrica 2010.

Argentina debutó en aquella Cita Máxima venciendo por la mínima a Nigeria con el gol de Gabriel Heinze, el segundo compromiso del Grupo B lo enfrentaba con Corea del Sur en el Estadio Soccer City de Johannesburgo. La Albiceleste arrancó ganando con el autogol de Park y Gonzalo Higuaín estiro diferencias, sin embargo Lee Chung-yong descontó sobre el cierre de la primera mitad.

Ya ingresado el complemento llegaría un breve momento para la eternidad, cuando el reloj marcaba 17 minutos y Park Chu-young tiró afuera un despeje sobre la banda izquierda de su defensa. La inquieta Jabulani voló a posición del técnico argentino y Diego Armando Maradona la rebotó alcanzándosela al cuarto árbitro con un tacazo de zurda imposible de olvidar, maniobra simple en su alta complejidad.

Naturalmente los 82.174 espectadores presentes rompieron en aplausos ante la inesperada nueva pincelada Mundialista del Diez, con zapatos y traje en lugar de botines y shorts, pero luciendo aquel aspecto de su juego que Jorge Valdano describió alguna vez como “Precisión Exagerada”.

Hablar de consuelo es casi un eufemismo, está claro que no podemos comparar esta perlita Mundialista con la espectacular campaña que realizó Diego Armando Maradona como jugador de la Selección.

Pero nadie nos quitará la sensación de haber vuelto a sentir al menos por un ratito la magia Maradoniana en una Copa del Mundo.

Getty Images

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Repasá la jugada acá -> https://www.youtube.com/watch?v=S_2kc_l_VRI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *