CHAMPIONS LEAGUE: ¡ERA TIRO LIBRE INDIRECTO!

Foto: Gentileza de La Nación.

Real Madrid volvió a conquistar Europa tras vencer a Liverpool en un partido con algunos bloopers. Sin embargo, en el primero de ellos, hay un tiro libre indirecto del cual pocos comentan y que cambió las acciones del juego.

Real Madrid se coronó nuevamente campeón de la máxima competencia entre clubes en Europa y eso es de público conocimiento. ¿Es un equipo hecho para jugar este tipo de competiciones? Tal vez, pero esa es otra historia. Ahora bien, ¿fue superior al rival? Claramente. ¿Aprovechó errores arbitrales para lograr un nuevo título? La respuesta también es afirmativa. De hecho, ya con dos días para analizar en frío las jugadas que culminaron con el juego y dieron victorioso al Merengue, pudimos apreciar lo siguiente: en la jugada del primer gol, Karius se ve obstaculizado por Karim Benzema para poner la pelota en juego y finalmente el francés abrió la cuenta tras un rebote que dio el alemán.

En conversación con un árbitro, y según pudimos investigar en Vermouth Deportivo, dentro de la Regla 12 del manual de reglamento de FIFA que fue modificada en 2016/2017, en uno de los ítems por los que se cobra tiro libre indirecto, aclara que si un jugador “impide que el guardameta lance el balón con las manos o patea o intenta patear el balón cuando el guardameta está en el proceso de lanzar el balón con las manos (caso Karius) es infracción”. En consecuencia, no habría valido el gol.

Foto: FIFA.

Como se aprecia en el video, Benzema no le permite jugar rápido al “1” de Liverpool y en el rebote celebra el primer tanto del encuentro. Posiblemente, Karius no sepa porque estaba reclamando y levantar su mano fue una medida que inconscientemente le salió por la desatención y por no haber tenido en cuenta que el atacante francés estaba muy cerca a la hora de dar el pase; pero si nos dirigimos a las leyes, el árbitro debería haber cobrado tiro libre.

Es increíble la cantidad de memes que se habrían ahorrado y la cantidad de insultos que se hubieran evitados hacia el defensor de los Reds si todo hubiera sido anulado. Pero no pasó y Karius que llegaba como una pieza fundamental en el esquema de Klopp terminó como el villano de la película, dando una vuelta llorando y pidiéndoles perdón a sus aficionados. Cabe aclarar que en el tercer gol, el segundo en la cuenta de Bale (el primero fue esa chilena que es tan fabulosa que podríamos dedicar una día buscando adjetivos brillantes para destacar) también se le escapa la pelota entre las manos. De todas maneras,  si estaban 0 a 0 quizás nunca hubiera existido tal jugada; quizás ni siquiera hubiera entrado el galés al campo de juego.

La idea igual no es entrar en la discusión y en la hipótesis del “qué hubiera pasado si…”, sino simplemente marcar una nueva falla arbitral que perjudica a un equipo y que por más VAR o tecnología desarrollada que se quiera aplicar, si partimos de la base en la cual los propios protagonistas desconocen las reglas, nunca podremos aspirar a erradicar las polémicas en el fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *