LA SELECCIÓN EN HURACÁN: INFLADOS DE APOYO

Lionel Messi, en pleno círculo central, fue el foco de atención durante toda la mañana

La Selección Argentina de Fútbol realizó una práctica abierta en Huracán y el Palacio Tomás Adolfo Ducó se tiñó de Celeste y Blanco con un montón de niños que tuvieron la increíble posibilidad de ver bien cerca a muchos futbolistas de primer nivel. La presencia de Lionel Messi revolucionó a un público que solamente ofreció aliento y cariño, pero más allá de una mañana en tono festivo hubo lugar a algunas perlas deportivas de cara al Mundial.

En una atinada movida impulsada por la Asociación del Fútbol Argentino la Selección Albiceleste realizó un entrenamiento con acceso libre y gratuito para escuelas primarias, comedores infantiles, hogares y barrios de bajos recursos en el Club Atlético Huracán. El Estadio Tomás Adolfo Ducó se vistió de gala para recibir a los 23 jugadores que Jorge Sampaoli eligió para representarnos en el Mundial de Rusia 2018, además la última esquina de Parque Patricios se dio un verdadero lujo recibiendo a Lionel Messi; La Pulga se sumó a una interesante lista de astros que pisaron el verde césped del Palacio, misma que cuenta con nombres ilustres como Maradona, Di Stéfano (Antes de su remodelación) y Pelé.

Cerca de las nueve de la mañana se abrió la puerta para que comiencen a ingresar los diferentes grupos de niños, pibes y pibas que coparon cada sector habilitado en compañía de adultos coordinadores. La gran mayoría vistió colores identificativos por lo cual el Ducó se volvió una paleta cromática, claro que el Celeste y Blanco tuvo un papel preponderante. Alcanzando las once el clima ya era festivo, los canticos bajaban de la tribuna y el periodista Matías Martín, en calidad de maestro de ceremonias, anunció por los parlantes del Estadio la salida del plantel.

Jorge Sampaoli rompió el hielo pisando un campo de juego estéticamente malo aunque normal en cuanto al correr del balón, minutos después salieron en bloque los 23 futbolistas que representarán a la Argentina en la próxima Copa del Mundo. El último en subir las escaleras fue también el primero en recibir la ovación, Lionel Andrés Messi apareció visiblemente distendido para el goce de todos los presentes.

El arranque del entrenamiento tuvo movimientos precompetitivos con un trote suave y movimientos en colchonetas, a continuación los arqueros se separaron de los jugadores de campo iniciando los primeros contactos con el balón. Los futbolistas fueron rotando de posición en la cancha intentando mostrarse en cada ubicación habilitada, se separaron en dos grupos para hacer el típico “loco” y aquí ocurrió la primera perita de la mañana; Wilfredo Caballero dejó los trabajos clásicos de arquero y se prendió en el toqueteo corto con los jugadores de campo.

Lo que siguió fue más movido y emocionante para la audiencia, cada grupo se instaló en dos canchitas armadas con un par de arcos agregados a los del Palacio que formaron rectángulos en ambas mitades del terreno. Allí empezó un toqueteó más intenso con marcas personales y goles, todos ellos festejados por los niños presentes.

Ambos grupos tuvieron un jugador libre que acompañaba los ataques de cada bando, Lionel Messi por un lado y Sergio Agüero en el otro. La ofensiva con la que participó Leo estaba compuesta por Gonzalo Higuaín, Ángel Di María, Marcos Acuña, Giovani Lo Celso y Maximiliano Meza; en tanto la del Kun contaba con Paulo Dybala, Ever Banega, Manuel Lanzini, Cristian Pavón y Javier Mascherano. La intensidad del fútbol reducido fue mermando hasta decantar en tiros a puerta, allí se lucieron los shoteadores Messi, Di María, Higuaín y Dybala pero también Nahuel Guzmán y Wilfredo Caballero con grandes atajadas.

Otra perlita: en un momento Lionel Messi recibió un balón al que le faltaba aire, pero en lugar de mandarlo a inflar decidió regalarlo pateándolo contra una de las tribunas. En cuanto al aspecto físico Nicolás Otamendi trabajó diferencia desde el arranque y Marcos Acuña preocupó a todos cuando dejó el reducido cojeando tras tirar un centro; AFA publicó en su web que ninguno de los dos presentó lesiones, aunque se los seguirá evaluando.

Jorge Sampaoli observó de cerca la práctica junto a todo su cuerpo técnico, sin embargo el entrenador principal estuvo siempre del lado en el que se movió Messi. Otro que anduvo dando vueltas sin parar fue Claudio Tapia, el Presidente de AFA charló con cada jugador y también sirvió de nexo para que algunos niños con diversidad funcional pudieran sacarse fotos con Messi y otros integrantes del plantel. No se trata de ensalsar a nadie ni de destacar lo que debería ser cotidiano, simplemente suma a la hora de romper el hielo que existe entre nuestra sociedad futbolera y la Selección Nacional.

Como mencionamos anteriormente fue Lionel Messi quien se llevó la ovación unánime del Estadio, cuyo nombre resonó en los cuatro costados. Otro apellido coreado fue el Franco Armani, su presente en River Plate le valió el reconocimiento de varios niños presentes. Nicolás Otamendi, que solo trotó alrededor del terreno, también recibió aplausos a rolete. Toda la práctica fue acompañada por música en los parlantes del Estadio, lo que más sonó fue rock nacional pero también hubo lugar para algunas canciones de cumbia y cuarteto.

Los jugadores terminaron retirándose del verde césped bañados en aplausos y más allá de las consideraciones personales sobre cada uno de ellos fue realmente movilizador ver la cara de los niños presentes al poder estar tan cerca de estas figuras que solemos apreciar solo a través de una pantalla. La Selección Argentina entrenará mañana en Ezeiza y se despedirá del país disputando un cotejo amistoso ante Haití el martes en La Bombonera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *