SELECCIÓN ARGENTINA: CUANDO RAMÓN DÍAZ LA ROMPIÓ Y BILARDO NO LO LLAMÓ

Fuente. Archivo Histórico de El Gráfico

La Selección Argentina comenzó aquél año mundialista con una durísima derrota que volvía a poner en una situación incómoda a su entrenador. Apenas habían pasado diez días del brindis y en pleno invierno europeo, Carlos Salvador Bilardo optó por jugar un amistoso frente al Mónaco que militaba en la elite del fútbol francés. Sin embargo, más que un cotejo para evaluar a sus hombres, terminó siendo un dolor de cabeza para el «Doctor» no sólo por la derrota catastrófica por 2 a 0 sino porque además, esa misma noche, la figura fue un tal Ramón Ángel Díaz.

El Louis II de Montecarlo abrió sus puertas para que la Albiceleste se mida ante el Rouge et Blanc. Los colores le tiraban al «Pelado» que ya se había asentado en el país galo y no guardaba rencor alguno por la decisión del Inter de quedarse con el alemán, Jürgen Klinsmann, en lugar del riojano que también había tenido una gran temporada en el elenco milanés.

A Bilardo le faltaba un nueve de área para el Mundial de Italia 90. De hecho, esa noche europea, sus delanteros fueron Gabriel Calderón, que sí disputó la Copa del Mundo con el combinado nacional pero no anotó goles, y Jorge Valdano que fue desafectado a la hora de dar la lista y dejó una frase para la historia: «nadé a través del océano y me ahogué en la orilla».

Si algo le faltaba al entrenador era que Ramón Díaz, flamante refuerzo del Mónaco, jugase de maravillas en dicho amistoso. Así fue y el elenco francés fue una tromba que derrotó al combinado Albiceleste por 2 a 0 con tantos de José Toure, francés con descendencia de Mali, y Youssouf Fofana, oriundo de Costa de Marfil.

Bilardo con el arco propio derrotado y el de enfrente blindado, metió a los dos delanteros que tenía en el banco para ver si encontraba al nueve de área mientras el ex River Plate seguía haciendo maravillas en el campo de juego. Así ingresaron Carlos Alfaro Moreno, que había brillado en Platense e Independiente, y un tal Mauro Airez que venía de jugar en Gimnasia La Plata y Argentinos Juniors. Claramente, ni el «Beto» ni el ex Lobo gravitaron en el desarrollo del juego.

La prensa destacó el nivel de Díaz pero el DT ni siquiera conversó con él después del juego. El «Pelado» habló con la revista El Gráfico después de la contienda y dejó frases dignas del riojano. «Creo que Bilardo no me quiere» disparó el centrodelantero que se quedó sin ir a Italia 90 y al que los mito dicen que sus chances caducaron por una pelea con Maradona. Aunque Ramón, también consultado por la revista si podía reconstruir su relación con «El Diego», remató: «Es un problema de él. Cuando se lo preguntan públicamente, por televisión, entra en una situación difícil. Dice pa… pa… pa…, no le salen las palabras».

Ese Argentina, a seis meses de Italia 90, tuvo cinco delanteros en cancha. Cuatro vistieron la Albiceleste y Bilardo llevó solamente a Calderón. El otro la rompió, vestido de rojo y blanco, pero quedó «pelado» de la lista que el «Doctor» terminó dando para disputar el Mundial.

MÓNACO 2 – Ettori, Puel, Mendy, Petit, Sonor, Mege, Dib, Touré, Hateley, Poullain, y Díaz. DT: Arsene Wegner.
ARGENTINA 0 – Falcioni, Monzón, Fabbri, Brown, Batista, Olarticoechea, Giusti, Basualdo, Gorosito, Calderón y Valdano. DT: Carlos Salvador Bilardo.

FECHA: Miércoles 10 de enero de 1990
ESTADIO: Louis II de Montecarlo
GOLES: 25´PT Touré (M) y 10´ST Fofana (M)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *