ESTUDIANTES 4 – TALLERES (RE) 1: BORRÓN Y CUENTA NUEVA

El 2 de mayo quedará en la retina de los hinchas de Estudiantes por un largo tiempo. Será una fecha recordada con dolor tras la derrota por la mínima ante Platense que le dio el título de campeón de la Primera B Metropolitana al Calamar y lo depositó en la segunda categoría del fútbol argentino. El Pincha llegó desde atrás: había vencido 2-1 a Fénix y con el empate sin goles entre Colegiales y los de Vicente López, el torneo se tuvo que definir en una final. El premio mayor se lo llevó el equipo dirigido por Fernando Ruiz, pero los de Juan Carlos Kopriva aún tienen una oportunidad en juego, el reducido, que otorgará otra plaza para jugar la próxima temporada en la B Nacional.

Y el Pincha supo reponerse rápidamente del tropezón sufrido en Lanús. Por los cuartos de final del octogonal, en el estadio Ciudad de Caseros, goleó a Talleres de Remedios de Escalada por 4 a 1 con goles de Rodrigo Sayavedra, Juan Manuel Torres, Matías Jaime y Matías Rosso. Leonardo Carboni descontó para los visitantes, que se despidieron del campeonato. La ecuación para Estudiantes fue perfecta. Los jugadores no se guardaron nada ni les temblaron las piernas. El partido de esta tarde se puede decir que fue la continuación del mencionado cruce frente a Platense, en cuanto a la entrega y a la actitud. Con una diferencia, el resultado a favor.

El Matador salió decidido a todo. Con dos caras diferentes en el equipo titular que jugó ante el Calamar (Eric Tovo reemplazó a Ángel García, quien se fue expulsado, y Diego Figueroa hizo lo mismo con Lionel Altamirano), desde el pitazo inicial de Paulo Vigliano estuvo decidido a ser el protagonista del partido. A los 3 minutos del primer tiempo, Sayavedra aprovechó un rebote en el área chica, empujó la pelota y puso el 1-0 parcial. Pero después, a los 11, Joaquín Pucheta no pudo controlar un cabezazo y Carboni se encargó de igualar el marcador. Pero el Pincha era más, mucho más que Talleres, y tras una excelente habilitación de Martín Garay, a los 19, Torres picó al vació, definió sobre el palo derecho de Elías Gómez y volvió a ponerlo en ventaja.

El complemento fue espejo de lo que pasó en los 45 minutos iniciales. Estudiantes fue con todo y no bajó nunca la adrenalina. A los 17, Figueroa aguantó la marca, descargó la pelota para Jaime y el 10 se encargó de gritar el tercer gol para los de Caseros tras un zapatazo fuerte desde afuera del área grande. Sobre el final, en tiempo adicionado, Rosso, quien había reemplazado a Torres, hizo una gran jugada, remató y selló el 4-1 definitivo.

Borrón y cuenta nueva para Estudiantes que está más vivo que nunca. El Pincha aún no tiene rival para una de las semifinales del reducido, pero estará expectante al encuentro entre Acassuso y UAI Urquiza. Si el Furgón gana, lo visitará el miércoles en Villa Lynch, en el partido de ida. Caso contrario, deberá medirse ante Tristán Suárez, que ayer derrotó por la mínima a Atlanta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *