gtag('config', 'UA-63643000-1');

DEPORTIVO MORÓN 1 – GIMNASIA DE JUJUY 1: ¡QUÉ ANIMALES!

El Gallo y el Lobo no supieron aprovechar los regalos defensivos que mutuamente se ofrendaron y sacaron el resultado que, claramente, no le servía a ninguno de los dos. Tanto los de Walter Otta como los de Martín Astudillo contaron con chances netas de ganar la contienda pero el empate 1 a 1 en el Nuevo Francisco Urbano los terminó dejando fuera del octogonal cuando matemáticamente existían posibilidades para una de las dos escuadras.

Ganar y esperar era la premisa del Deportivo Morón que, de haberlo conseguido, hubiese tendio que golear a su oponente para superar en diferencia de tantos a Agropecuario de Carlos Casares que fue el último en clasificar al octogonal. Triunfar y nada más le tocaba a este Gimnasia de Jujuy que de un invicto de 14 partidos que lo llevó a meterse en la pelea por el título, inexplicablemente cerró la temporada con una racha de cinco juegos sin victorias.

La falencia máxima del dueño de casa en la tarde del lunes estuvo en la faz defensiva. De un tiro de esquina en su favor, llegó un contragolpe impecable del elenco del norte argentino en el que Mauro Buono castigó con un disparo cruzado y Milton Álvarez con la yema de sus guantes logró frenar. Por el lado del conjunto local sólo existieron dos ocasiones para destacar: un remate de media distancia de Nicolás Ramírez y una palomita de Javier Rossi que carecieron de fortuna para abrir el marcador. De esta manera el 0 a 0 acompañó a sendos elencos al descanso.

Hasta el entretiempo el resultado favorecía a los de Astudillo ya que la paridad similar en Carlos Casares le daba ese oxígeno necesario para ocupar la última plaza del Reducido. Sin embargo fueron los dirigidos por Otta quienes salieron con otra actitud a jugar la complementaria y lo plasmaron en dos jugadas que sirvieron de reacción para la visita. El ingreso del «Rengo», Rodrigo Díaz, le dio más movilidad a los del oeste bonaerense que supieron inquietar y tuvieron en sus manos el pase a los playoffs del Nacional B.

Antes del cuarto de hora, Ramiro López sancionó un penal en favor del Deportivo Morón pero Emmanuel Giménez lo mandó a las nubes. Sin embargo, aún golpeado por el primer cachetazo, Gimnasia de Jujuy recibió lo que fue al final de la historia un golpe de nocáut. A los 20 minutos de la segunda parte, el «Bicho» Rossi se filtró en el área mayor y castigó hacia el poste más lejano de Burrai para anotar el 1 a 0.

Con la victoria parcial del Gallo, el dueño de casa clasificaba al Reducido y los de Astudillo quedaban afuera. Pero la alegría duró muy poco en el Nuevo Francisco Urbano ya que a los 23, Buono aprovechó un flojísimo rebote de Álvarez y empujó una pelota en el área menor para que el Lobo iguale las acciones, vuelva a ese noveno lugar en la tabla general y vaya con todo a buscar el triunfo.

En los instantes finales se entregaron ambas defensas por completo. El local le regaló la victoria a los jujeños pero inexplicablemente se lo perdieron Renzo Tesuri y Rodrigo Morales. Los de Otta, en tiempo de descuento, acariciaron los tres puntos con un cabezazo de Facundo Pumpido que por poco no se metió contra el palo derecho de Burrai. Y a todo esto la desazón de ambos se notaba porque las noticias de Carlos Casares no eran las esperadas.

Agropecuario ganó en el Ofelia Rosenzuaig y desplazó a Gimnasia que de nada le sirvió el empate. Deportivo Morón con el 1 a 1 ya sabía que se quedaba sin Reducido. Así que el espectáculo de un partidazo para entrar al octogonal acabó con los dos afuera. Ni Gallo, ni Lobo tuvieron una sonrisa en la última jornada. Y eso que tuvieron oportunidades que no concretaron por sus animaladas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *