DEFENSA Y JUSTICIA – ROSARIO CENTRAL: EL INOLVIDABLE RECUERDO DEL 2011

El Halcón y el Canalla se verán las caras el venidero sábado por la vigésimo quinta fecha del campeonato de la Superliga Argentina de Fútbol. Con un presente más que formidable, tanto los de Florencio Varela como los de Arroyito también disfrutan del presente en la Copa Sudamericana. Sin embargo, este cotejo tuvo un pasado épico cuando ambas entidades militaban en el Nacional B y una de ellas se salvó milagrosamente de jugar la promoción para descender a la B Metropolitana.

Rosario Central volvía a jugar en la segunda división tras perder en un ida y vuelta con All Boys allá por el año 2010 y lejos de volver pronto a Primera, esa temporada merodeó la mitad de la tabla de posiciones y ni siquiera pudo aprovechar el retorno de algunas figuras como Luciano Figueroa o el «Kily», Cristian González. Defensa y Justicia, en contrapartida, una vez más arrancaba el certamen mirando la tabla de los promedios y ni siquiera se le cruzaba por la cabeza que un lustro después iba a clasificarse a una competencia internacional.

El «Tito» Tomaghello volvía a vivir un desenlace no apto para cardíacos. La Comisión de Actividades Infantiles de Comodoro Rivadavia y Tiro Federal de Rosario ya habían perdido la categoría. Independiente Rivadavia de Mendoza debía jugar uno de los playoffs para seguir en el Nacional B. Sin embargo restaba una plaza y estaba entre el Halcón y San Martín de Tucumán que debía medirse con Almirante Brown en Isidro Casanova. Claro que el Ciruja la tenía mucho más accesible ya que empatando con la Fragata obligaba a los bonaerenses a sumar de a tres y, derrotando al Mirasol, el conjunto de Matadero no tenía chances de salvarse de otra promoción.

La historia para Defensa y Justicia fue completamente oscura durante gran parte de ese domingo 19 de junio de 2011. En La Matanza no pasaban del cero y, en Varela, a los 34 minutos del segundo tiempo se rompió la paridad con… ¡un gol de Rosario Central!. Sergio Rodríguez abrió la cuenta a diez del final y todo indicaba que los de Ricardo Rodríguez jugarían otra reválida como aquél 2006 ante Deportivo Morón.

Sin embargo diez minutos bastaron para que se alinearan los planteas en el «Tito» Tomaghello. Cuando iban 36, Germán Delfino sancionó un penal favorable al local que Emiliano Romero cambió efectivamente. El 1 a 1 no servía pero el empuje llegó desde las tribunas. Un grito ensordecedor alimentaba la ilusión. Juan Huerta, casi en tiempo de descuento, le daba el triunfo a Almirante Brown sobre San Martín de Tucumán que rezaba ahora para que nada raro ocurriese en el sur del Gran Buenos Aires.

Y ese milagro ocurrió a los 45 del segundo tiempo. Así como Ezequiel Miralles lo hizo frente al Gallo en la promoción del 2006. En ese mismo arco, otra vez Romero, sin piedad frente al «Fatura» Jorge Broun, desató la locura. «RR DT» se puso a llorar como un nene. El público se abrazaba sintiéndose una vez más del Nacional B. Defensa y Justicia derrotó finalmente a Rosario Central por 2 a 1 y eludió cualquier fantasma del descenso en los segundos finales de la temporada. Claro que el presente de hoy es otro, ambos se medirán en Primera División y con el sueño de seguir avanzando fases en la actual Copa Sudamericana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *