CAMIONEROS: «LA GENTE AÚN ME RECUERDA EL CAÑO A BATTAGLIA»

Foto: Camioneros Oficial

Livio Prieto tuvo todo para triunfar en el fútbol. De chiquito la rompía en la Liga Cordobesa y recaló en Independiente luego de que José Pekerman, un caza talentos, lo lleve a las juveniles de la selección Argentina. Sin embargo, una lesión le impidió jugar la Copa del Mundo Sub-20 del 2001 y nunca pudo volver a mostrar su máximo nivel. Recordado por tirarle un caño a Sebastián Battaglia, generando la rotura de ligamentos del ex volante xeneize, Prieto es entrenador en las divisiones inferiores de Camioneros y Vermouth Deportivo tuvo una grata charla con el ahora director técnico. 

Vermouth Deportivo: Hay mucho hincha futbolero que te recuerda pero te han perdido el rastro. ¿Cuál es tu actualidad?

Livio Prieto: Estoy retirado en cuánto al juego, pero ligado al fútbol. Trabajo en las juveniles de Camioneros y actualmente entreno a la cuarta división. Ya llevo cuatro años en el club y la institución realmente no para de crecer.

VD: ¿Cómo se dio tu llegada a Camioneros y cómo es trabajar en el club?

LP: Llegué en 2012 aún como futbolista. Jugué en primera y después ya me quedé trabajando en las infantiles con las categorías 2004-2005. Luego tuve la posibilidad de ir subiendo de divisiones hasta que llegué a dirigir la cuarta. Creo que el crecimiento del club no tiene techo, sobre todo por la estructura y la comodidad con la que se trabaja. Los que están en el fútbol, esto lo reconocen muy bien.

VD: Ricardo Bochini te recomendó para jugar en Independiente y, a pesar de que demostraste un buen nivel, no te tocó vivir el mejor momento del club. ¿Te quedó una deuda pendiente con el Rojo?

LP: Deportivamente no estuvimos bien, pero en lo institucional también estaba mal. Éramos muchos jugadores de inferiores los que salíamos a jugar con mucha presión. Pero nunca me quedó la espina de haber podido volver. Tuve la oportunidad de ir a trabajar con Claudio Vivas en juveniles, pero no se dio.

VD: Justamente jugando para Independiente fue aquel caño a Sebastián Battaglia que le provocó una dura lesión. ¿Qué significó para vos la trascendencia que tomó esa jugada?

LP: Tengo claro que para el hincha argentino es un recuerdo que quedó por cómo fue la jugada, el caño y la desafortunada lesión de Sebastián. Para mi no significó mucho, pero muchos hinchas me lo siguen recordando por la calle, les quedó mi nombre por eso.

VD: ¿Qué significó José Pekerman en tu carrera y cómo ves a la selección de cara al Mundial de Rusia?

LP: Desde que se fue José de las juveniles, nunca volvimos a ser los mismos. Argentina era una potencia en juveniles porque José demostraba un gran trabajo y una linda forma de jugar. Antes se competía por el amor a la camiseta y se apostaba más a la formación de jugadores. Ahora todo es resultado. El premio de José fue tener a sus jugadores de juveniles como entrenador de la mayor. Yo tuve la mala fortuna de perderme el Mundial del 2001 por una lesión, pero siempre le voy a estar agradecido. En cuanto la Copa del Mundo que se viene creo que no queda tiempo para probar muchas cosas, va a ser difícil pero tenemos a Messi. Lo que nos juega en contra a veces es eso, que somos Messi-dependientes.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*