VICTORIANO ARENAS 1 – JUVENTUD UNIDA 2: CAPERUCITA Y EL LOBO ROJO FEROZ

El CAVA caminaba por las verdes praderas saltando de felicidad por el título obtenido el fin de semana pasado. El Saturnino Moure se vestía de fiesta pero, en los 90 minutos, apareció el Lobo Rojo para que la alegría no sea completa. Sobre el final del cotejo apareció Brian Konecny para darle el triunfo a los de Mariano Moramarco que buscan un buen lugar en el Reducido para soñar con el segundo ascenso a la Primera C. Claramente el otro, fue para esta Cenicienta dirigida por Sergio Geldstein y Luis Ventura que a tres fechas del final ya cocinó su pasaje a la cuarta categoría del fútbol argentino.

Victoriano Arenas tuvo un mediodía inolvidable. El estadio estaba a reventar, las inmediaciones llenas de vehículos, todo como hace rato no se veía en el sur del Gran Buenos Aires. Juventud Unida, con un 2018 intratable, emuló al campeón y consiguió el noveno triunfo en doce cotejos que le sirve para ganar también en confianza de cara al octogonal y a las intenciones de definir de local en la mayor cantidad de instancias posibles.

«El CAVA se va de la D…» cantaba la popular mientras el plantel salía de los camarines con un emotivo puente humano realizado por su rivales y los chicos de inferiores. Aplausos, fotos, plaquetas,videos y el silbatazo inicial de Tomás Diulio. Los festejos continuaron en las tribunas a pesar que a los 2 minutos del primer tiempo, Iván Romero encontró una pelota en la salida de un tiro de esquina y superó la resistencia de Fernando Martínez. Así, desde el vamos, el Lobo Rojo se imponía en la casa del dueño de la corona.

La etapa inicial no contó con muchas más emociones. Damián Arrubarrena estuvo cerca del empate con una tijera formidable que se fue muy cerca del ángulo superior izquierdo del arco defendido por Ricardo Grieger. Y la mala noticia de la jornada fue la lesión de Tomás Carballo quien debió ser retirado en ambulancia del estadio dilatando así el final de los 45 minutos iniciales.

En la complementaria, fueron los de Geldstein – Ventura quienes lograron la paridad. Arrubarrena barrió su mufa y de tiro libre marcó el 1 a 1. Sin embargo, Brian Konecny, en tiempo de descuento, volvió a darle la ventaja al elenco de Moramarco que se llevó los tres puntos para Muñiz. Y una vez que los jugadores del Lobo Rojo se fueron a los camarines, la fiesta volvió a desatarse en el Saturnino Moure.

Juventud Unida ganó 2 a 1 y su alegría no pudo ser completa por la lesión de Carballo. Victoriano Arenas, que tropezó en el partido, poco le importó la derrota. El CAVA se fue de la D, dio la vuelta olímpica, y los festejos se prolongaron con todo un plantel que fue justo merecedor de un título que jamás se olvidará. Valentín Alsina está de fiesta y sabe muy bien que no habrá ningún Lobo Feroz que pueda morderle el mote de campeón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *