ALMAGRO 2 – FLANDRIA 1: UNO CERCA DEL CIELO, EL OTRO EN EL ABISMO

Por: Juan Ignacio Sendra

Por la vigésimo tercera fecha del torneo de la Primera B Nacional, Almagro venció por 2 a 1 a Flandria en el estadio 3 de Febrero. Los goles del conjunto local los marcaron Diego Diellos, de penal, y Gabriel Compagnucci mientras que Luciano Pons anotó para el cuadro visitante.
Uno quedó cerca de tocar el cielo con las manos, el otro cayó al abismo del descenso. En un cotejo que tuvo de todo, el “Tricolor” hizo los deberes y consiguió el triunfo que lo ubica primero en la tabla por lo menos hasta que Aldosivi juegue ante el Deportivo Riestra. En tanto, el “Canario” no pudo ganar y descendió de categoría.
Las acciones comenzaron con un equipo local sintiendo la presión del partido y con un elenco visitante tratando de llegar con pelotazos para Pons y Matos.
Y así, a los seis, Pons quedó habilitado en las cercanías del área grande de Almagro. El delantero se metió en el rectángulo y, con un remate tremendo con su pie derecho, la colgó en el ángulo superior derecho del arco de Limousin.
Tras esa acción, Almagro intentó reaccionar y, siete más tarde, lo empató. Luego de un tiro libre cruzado, el árbitro Sebastián Ranciglio vio una falta dentro del área que todo Flandria protestó y Diellos puso, desde los doce pasos, el 1 a 1.
Con el empate en el marcador, el cotejo siguió siendo parejo, aunque la visita continuó preocupando con pelotazos a la defensa local.
Hasta que, a los 25, Chaves se escapó por la izquierda, tiró el centro hacia atrás y Compagnucci definió mordido para poner el 2 a 1.
Desde ese momento y luego de la salida de Chaves por un golpe en una de sus rodillas, Almagro careció de juego asociado y se replegó atrás buscando la contra. Flandria, en tanto, tuvo su chance con un remate que pegó en el travesaño. Por otra parte, las polémicas continuaron con un par de jugadas en diferente momento en donde dos jugadores del “Tricolor” tocaron el balón con el brazo dentro del área y Ranciglio no las consideró intencionales.
Para la parte complementaria, el equipo de Sebastián Battaglia se dedicó a jugar de contragolpe y a aguantar el resultado. Los de la dupla Orsi y Gómez, urgidos por el triunfo, buscaron con pelotazos a Matos, Pons, Zárate y Bueno pero entre Limousin (la figura del partido), el palo y la propia ineficacia arriba de los delanteros canarios hicieron que el cotejo fuera irremontable.
Tras el pitazo final de Ranciglio, Matos fue expulsado por insultar al árbitro.
Con este resultado, Almagro quedó como líder de la categoría al menos hasta que juegue Aldosivi con el Deportivo Riestra. En tanto, Flandria descendió a la B Metropolitana dejando una buena imagen y jugando de igual a igual ante uno de los mejores equipos del torneo.