JUVENTUD UNIDA (ER) 0 – SAN MARTÍN (TUC) 2: EL PUNTERO «TÁ, CÁ»

En una temporada de Nacional B donde parece que nadie quiere agarrar el fierro caliente de la cima, el Ciruja derrotó 2 a 0 al Decano en el Estadio de los Eucaliptos y se trepó a lo más alto junto a Atlético Rafaela. Los goles de los experimentados Walter Busse y Claudio Bieler le dieron el triunfo al Santo que no pierde hace seis jornadas y tocando pito desde atrás ya se probó el traje firme de candidato al ascenso.

San Martín de Tucumán quiere volver a Primera y medirse con Atlético para que el Jardín de la República reluzca de fútbol. El conjunto dirigido por Rubén Darío Forestello demostró tener material de sobra para aspirar al título y, claramente, la llegada del «Yagui» le cambió la cabeza a un plantel que venía teniendo una irregular campaña con Diego Cagna al mando del equipo. Juventud Unida, una vez más, tal vez ya sea la enésima, dilapidó la oportunidad de ser único puntero en el torneo.

El primer tiempo fue parejo. El dueño de casa contó con dos situaciones claras que fueron un tiro libre de Ariel Cólzera que contuvo Ignacio Arce y un cabezazo de Paolo Impini que despejó Ismael Benegas sobre la línea. También se dio una situación que protestó todo el conjunto local por un penal que Sebastián Ranciglio no sancionó en favor del León. La visita también respondió con lo suyo por intermedio de Gonzalo Rodríguez y Juan Galeano.

Sin embargo la nota del primer tiempo se dio, tras esa pena máxima no cobrada, que derivó en roces y en la expulsión de Rubén Piaggio por el lado de Juventud Unida mientras que Lucas Acevedo se fue a las duchas en San Martín de Tucumán. Provecho de ello sacaron los de Forestello que, no sólo aprovecharon que su rival perdió un hombre clave en ataque, sino que además leyeron que el juego podía abrirse con algún cambio de esquema de su oponente.

En la segunda parte, el Ciruja salió decidido a ganar el juego. Al cuarto de hora fue Busse cuando recibió un pase hacia atrás y superó a Lucas de León. No terminó de acomodarse de semejante cimbronazo el Decano que Matías García asistió al «Taca» Bieler que de frente al arco no tuvo piedad y así, el ex Racing, infló las redes en Gualeguaychú con un sabor a liderzago Santo.

Javier Osella no se resignó, metió cambios para ir en búsqueda del descuento, pero ni siquiera el viento a favor le dio una satisfacción a Juventud Unida. San Martín de Tucumán, justamente en una ráfaga, le ganó 2 a 0 para trepar a lo más alto de la tabla de posiciones y soñar con ese retorno a la elite del fútbol argentino, de la cual supo ser parte, y a la que pretender volver después de nueve años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *