INDEPENDIENTE RIVADAVIA 2 – GIMNASIA DE JUJUY 1: UN TRIUNFO PARA QUE NO TE A»BURRAI»

Foto: www.diariouno.com.ar

Si algún resultado le faltaba a la B Nacional era el que se dio en el Bautista Gargantini que dejó tanto la tabla de posiciones como la de los promedios al rojo vivo. La Lepra, una vez más en la agonía, sumó tres puntos de oro para conseguir la permanencia y así derrotó por 2 a 1 al Lobo que no sólo perdió el enorme invicto de catorce partidos, y el de su arquero Javier Burrai con la valla invicta durante más de 900 minutos, sino que también desperdició una chance de enorme valor para convertirse en el líder del campeonato.

Gimnasia de Jujuy estuvo muy cerca de llevarse un punto de Mendoza pero no contó con la firmeza de un rival que ya había cantado victoria en la última acción del partido la fecha pasada. Independiente Rivadavia repitió la misma historia que ante Villa Dálmine: golepó en la última, hizo delirar a su gente y como en campañas anteriores, sueña con quedarse en el Nacional B remándola desde muy abajo.

Burrai tuvo que cuidar su arco una vez más para extender, a cada minuto, esa racha que iba camino a convertirse en récord. Así le tapó un bombazo a Lautaro Di Santo en el primer tiempo y también cuidó su palo izquierdo en un tiro esquinado del ex Emelec y Ferro, Eial Strahman. Sin embargo la más clara del primer tiempo se dio en la valla opuesta cuando el remate a fusilar de Maki Salcés dio en un rival y, luego, Leonardo Ferreyra castigó con un remate cruzado que se fue besando el poste derecho de la retaguardia de Cristian Aracena.

La única forma de batir a Burrai fue con un verdadero golazo. Iba un cuarto de hora de la segunda parte y, el recientemente ingresado, José Méndez sacó un remate con rosca desde la medialuna que se clavó en el ángulo del guardameta que le ponía fin a una seguidilla de 934 minutos sin recibir goles. Independiente Rivadavia lograba un triunfo digno de enmarcar y encima Gimnasia de Jujuy no podía alcanzar la parda ni siquiera con un terrible zaptazo de Diego Auzqui que dio en uno de los parantes.

El sueño del local pareció desmoronarse cuando Alexis Blanco, con su marca bien pegada, logró empujar la pelota al fondo del arco y poner el 1 a 1 en Cuyo. Al juego justamente le faltaba realmente poco y el empate le sentaba muchísimo mejor a la visita que a los Azules del Parque que veían pasar otra gran chance de empardar los promedios con All Boys que venía de empatar con Sarmiento en el Islas Malvinas. Sin embargo, así como lo hizo Gastón González la semana pasada en Campana, esta vez el encargado del delirio fue Cristian Lucero que en tiempo de descuento se llevó una pelota de atropellada y desató la locura en el Gargantini.

Gimnasia de Jujuy llegó con muchísimas expectativas a Mendoza y se fue sin nada de lo que intentó conseguir. Independiente Rivadavia, el que aspira siempre a los milagros, el que imagina otro año más en el Nacional B, le ganó 2 a 1 con el último aliento y le puso toda la pimienta necesaria a esta categoría que tanto arriba como abajo está para alquilar balcones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *