FLANDRIA 1 – DEPORTIVO RIESTRA 1: BARRAZA CON TUS ESPERANZAS

El Canario y el Blanquinegro jugaban una final en el Carlos V pero lejos de ser protagonistas del partido, el que se llevó todos los flashes fue Julio Barraza. Criticado por ambas escuadras, tanto los de Jáuregui como los del Bajo Flores terminaron protestándole al colegiado. A todo esto el cotejo terminó 1 a 1 y con ese resultado, las esperanzas de mantener la categoría se rompieron en mil pedazos.

Todavía les queda hilo en el carretel pero cada vez la ilusión de seguir en el Nacional B es menor. Flandria, de flojísima temporada, y Deportivo Riestra, condenado desde que comenzó el torneo por la quita de puntos, no se sacaron ventajas y no lograron conseguir el oxígeno necesario para encarar la parte final del certamen con un envión anímico que los ayude a soñar con un año más en la segunda categoría.

El anteúltimo recibía al último en la mañana de Jáuregui. Con ese panorama y los nervios de acero, lo último que les faltaba era un arbitraje que los complicara. Lo cierto es que Barraza hizo que la dupla técnica del local se calentara, que también lo hiciese la visita y el juego terminó desmadrándose.

El Canario abrió la cuenta a los 7 minutos de la segunda parte con un majestuoso tiro libre de Sebastián Matos que, carambola incluida, terminó dando en la espalda de Carlos Morel e ingresando al arco. Los Malevos de Pompeya, que habían sido levemente superiores en la etapa inicial, tuvieron que sacar fuerzas de donde no tenían para buscar la parda. Así fue como Gonzalo Bravo se metió dentro del área rival y, al contacto con Alejandro Cabral, cayó al suelo. Barraza sancionó penal, la gente estalló y Sebastián Soto cambió la pena máxima por gol.

En los minutos finales fue Flandria quien lo buscó por doquier pero no logró salir de ese empate 1 a 1. Deportivo Riestra, que tuvo seis penales a favor en los últimos nueve partidos, tampoco quedó satisfecho con la parda. Así la ilusión de la permanencia de ambos quedó arrasada en el Carlos V. Y el arbitraje, del cual se habló toda la semana, seguramente siga siendo un tema de debate en el correr de los próximos días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *