VILLA SAN CARLOS 3 – SACACHISPAS 1: ALMIRANTE BROWN Y PEDRO DE MENDOZA

Foto: SFC Museo Lila // Gabriel Palladino

Esquina porteña por excelencia. Ahí nace el Riachuelo y también allí se hunden o salen a flote diversos objetos. Con dos goles de Gustavo Mendoza, y uno de Wilson Gómez desde los doce pasos, el Celeste derrotó en Berisso al Lila por 3 a 1 demostrando que quiere seguir un año más en la Primera B Metropolitana. Y el que ahora tiembla, justamente, es Almirante Brown que no levanta cabeza.

El que abandona no tiene premio y Villa San Carlos jamás se bajó del barco de la pelea. Corriendo de atrás, y más cuando su rival del martes por la tarde empezó a sumar de a tres para salir de la zona candente, entendió que jamás había que darse por vencido. Sacachispas sufrió un duro revés pero por ahora está algo aliviado en cuanto a los promedios pensando en que un par de unidades más de aquí al final podrían permitirle cumplir su objetivo principal.

Desde el arranque lo ganó el elenco de Jorge Antonio Vivaldo. Un inspirado Mendoza batió a Hugo Acevedo cuando arrancaba el juego y, a partir de ese entonces, el Celeste controló las acciones. Como de costumbre, Ángel Luna se cargó el equipo al hombro con su inteligencia y su velocidad para complicar a un Lila inconexo.

Sin la pelota, Sacachispas sufrió y mucho. Mendoza a la media hora puso el 2 a 0 y llevó tranquilidad para el dueño de casa. Pero Villa San Carlos, acostumbrado a sufrir en estos últimos campeonatos post ascenso al Nacional B, no supo como cerrarlo y terminó pasando un pequeño sofocón en la complementaria. Porque Rodrigo Acosta descontó al cuarto de hora y con 30 minutos por delante todo podía pasar en el Genacio Salice.

Las piezas importantes de la visita eran un dolor de cabeza en Berisso. Julio Serrano, Eduardo Dos Santos y Maximiliano Quinteros no querían darse por vencidos pero, en una ráfaga arbitral, el Villero sentenció la historia. Gómez de penal puso cifras definitivas a los 27, y cuatro minutos después, el colegiado expulsó a Gonzalo Minguillón en el equipo de Gustavo Cisneros que terminó jugando en desventaja numérica no sólo entre los jugadores sino también en el tanteador.

Sacachispas cortó una racha de tres victorias al hilo (sin contar el empate de la jornada postergada) que le habían servido para superar la línea justamente de Villa San Carlos y de Almirante Brown. Esta vez la alegría fue para el Celeste que ganó 3 a 1 y que le tira toda la presión a la Fragata que precisamente no quiere hundirse más a pesar de los goles de Mendoza que complicaron más el panorama.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*