gtag('config', 'UA-63643000-1');

ARGENTINO DE QUILMES 4 – BERAZATEGUI 0: EL NARANJA JUEGA HORRIBE PERO NO «C» MATE

La visita se suicidó desde el arranque en la Barranca. En endeble fondo del conjunto de Guillermo Szeszurak fue una invitación constante para los de Pedro Monzón a hacer, de cada avance, una oportunidad neta de gol. El Mate metió dos goles en los primeros nueve minutos y le terminó haciendo precio al Naranja que se fue de Cevallos y Alsina con un 4 a 0 en contra sumado a una alarmante preocupación en cuanto a la permanencia en la categoría.

El hincha de Berazategui no puede sonreir. No tiene motivos. Y nada tiene que ver el último lugar en la tabla de posiciones o los promedios. Se trata del juego, del volumen, de la reacción, de las ganas. Este equipo perdió 12 partidos de los 25 que disputó. En esa docena de derrotas, ocho veces le convirtieron tres o más goles. Argentino de Quilmes aprovechó, y a diferencia de otros, sí tuvo piedad. Porque pudo hacerle seis, siete o más también para que la goleada histórica quede almacenada en los anales del fútbol pero no, se conformó con cerrar la cuenta en cuatro.

Los fanáticos del Naranja tienen un hilo de esperanza y el mismo radica en que, algunas individualidades, no se dan por vencidas. El Mate abrió la cuenta a los 3 minutos del primer tiempo cuando Fabrizio Acosta recibió por el segundo palo, sin marca, y batió a Nehemías Macedo. Cuando iban 9, y el dominio local era absoluto, Gabriel Tellas saltó más alto que todos y conectó de cabeza una pelota parada para estirar la ventaja.

El partido tuvo un parate al cuarto de hora porque la ambulancia había trasladado a Nicolás Herrera al hospital. En la jugada previa fue Matías Villavicencio quien casi anota el tercero. La interrupción enfrió un poco las cosas y le dio algo de ánimo a Berazategui. Ariel Rojas tuvo el descuento pero le pegó mal, y pasada la media hora Adrián Leguizamón respondió con creces ante un zapatazo de Héctor Cardozo y un intento de Matías Morales. Sin embargo Argentino de Quilmes seguía siendo inteligente y, en tiempo de descuento, le propinó un durísimo golpe cuando Rodrigo Soria, recientemente ingresado, se metió dentro del área grande sin marca alguna y puso el 3 a 0.

Semejante diferencia hizo que la complementaria no tenga tantos atractivos. En parte porque los locales ya estaban hechos pero además había que sumarle que la pelota la tenía el equipo del «Búfalo» y no sabían que hacer con la misma. Probó Rojas pero se fue alto, cabeceó Dante Isla pero fue Leguizamón y el travesaño quienes se lo negaron al nueve. Hasta se podría destacar el ingreso de Román Martinángeli que tuvo una chance sin fortuna.

Mientras tanto el Mate, cuando quiso acelerar, lo hizo y con creces. Antes de la media hora del segundo tiempo tuvo el cuarto Villavicencio con otro cabezazo y también Walter Hermoso que definió mal tras una gran jugada colectiva. A los 43 minutos José Montiel, frente a Macedo, no perdonó. Llegó el cuarto y el equipo de Monzó, en el agregado, hasta contó con ocasiones para clavarle el quinto. El Naranja, a esa altura, ya estaba completamente nocaut.

Argentino de Quilmes goleó 4 a 0 en el derby a los del «Búfalo» y se metió de lleno entre los equipos que estarían clasificando al Reducido. Lo de Berazategui es preocupante, alarmante, indignante. El hincha seguramente no tiene ni ganas, ni ánimo. Eso sí, todavía tiene una luz de esperanza, y radica en el aporte de algunos pocos. Mientras tanto, en la Barranca la fiesta fue toda del dueño de casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *