RACING – VÉLEZ: A 21 AÑOS DEL DÍA QUE JUGARON DOS VECES

Foto: En Una Baldosa

La Academia y el Fortín se preparan para verse las caras este domingo a la noche en Avellaneda con una realidad completamente diferente a la que les tocó vivir hace poco más de dos décadas. Y justamente hace 21 años atrás, sendas escuadras no sólo jugaron entre sí en el Cilindro sino que además, ese mismo día, tuvieron que asumir un compromiso por Copa Libertadores en tierras ecuatorianas.

Eran épocas donde AFA no daba el brazo a torcer. El calendario complicó aún más todo y tanto Racing como Vélez compitieron por partida doble un domingo 2 de marzo de 1997. Inexplicable por donde se lo mire. Bizarro y Bizarri, como también otros apellidos que aparecieron dentro de alguna alineación para que ambos pudiesen completar el once inicial y llevar algún que otro suplente al banco de relevos. Como el caso de la V Azulada que, por el torneo local, puso como posible sustituto a un pibe de 18 años llamado Fabián Cubero.

El Clausura 1997 debía disputar su segunda fecha y la Asociación del Fútbol Argentino le negó el permiso solicitado por el elenco Blanquiceleste y los de Liniers de posponer el cotejo que debían disputar esa tarde en el Presidente Perón. Por eso mismo en la semana hubo un desorden de papeles para organizar tanto el viaje a Ecuador como para presentar un equipo profesional en Argentina.

Racing optó por dejar lo mejor en el país. De esta forma el «Panadero», Rubén Osvaldo Díaz, se quedó con los titulares en Avellaneda que le ganaron al muletto de Vélez por 2 a 0 con un tanto de Claudio Marini, aprovechando un error defensivo de la visita, y un zurdazo de Rubén Oscar Capria que tornó inatajable para el joven Pablo Cavallero. El DT de la V Azulada que dirigió esa tarde en Avellaneda fue nada más y nada menos que «el Pampa» Omar Jorge.

Osvaldo Piazza se enteró de la derrota del Fortín en Guayaquil. Allí tenía al once titular que era sensación en la década del noventa y, la ecuación, le fue positiva ya que derrotaron por 3 a 2 a Emelec por Copa Libertadores con tantos de Patricio Camps y Martín Posee. La Academia, en contrapartida, dejó a su entrenador titular en la mitad del mundo pero Alfio Basile tuvo que hacer malabares para jugar contra El Nacional en Quito. El equipo de los militares ganó 2 a 0 y la particularidad fue que la escuadra Blanquiceleste llevó un solo suplente que, cuando ingresó, dejó al «Coco» solo con sus cigarrillos sufriendo la caída en el banco de relevos.

En menos de 24 horas Racing y Vélez ganaron un partido y perdieron otro. Locuras de calendario que parecen haber quedado en el olvido aunque, en 1997, el fútbol ya se vestía con perfumes de marketing y aires de ultra-profesionalismo. Y a escuetos días de un nuevo cruce entre ambos, justamente por el torneo local y en el Cilindro, la anécdota de los de Avellaneda y los de Liniers seguirá repitiéndose una y mil veces. Más que nada en su fecha, hace exactamente 21 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *