RESERVA – RACING 1 – LANÚS 3: LA CHILENA DEL LAGARTO Y LOS PENALES DEL NACHO

Con la presencia de dos glorias de la Academia en los noventa, el Granate cantó victoria en el cotejo de reserva disputado en el predio ´Tita´ Mattiussi. Los de Juan Fleita se pusieron en ventaja justamente con un gol de chilena pero, en la complementaria, fue la visita que tuvo en el arco al hijo de Ignacio González quienes lo dieron vuelta con un 3 a 1 final por intermedio de dos penales.

Estuvo «Nacho» González viendo a su hijo, Alan, y de paso aprovechó para evaluar cómo pateaba desde los doce pasos el volante central de Lanús, Leandro Maciel. Racing fue una sombra en la segunda parte, se dejó estar por completo, y terminó cayendo en condición de local ante un contrincante que venía dulce por el triunfo frente a River Plate de la semana próxima pasada.

No pasaba mucho en el «Tita». En el área visitante lo tuvo en el comienzo Brian Mansilla pero su intento salió desviado. En el local, fue el otro centrodelantero, Joel Martínez quien no pudo vencer la resistencia de Gastón Gómez. La única gran preocupación de la mañana fue la lesión de Kevin Gutiérrez que debió ser reemplazado a la media hora de juego. Sin el «Facha», la Academia perdió la pelota en el mediocampo pero se las ingenió para irse al descanso con el marcador en su favor.

De un tiro de esquina, en tiempo adicionado, llegó la chilena de Héctor Villalba que emuló a su actual entrenador y la mandó al fondo del arco. Si bien, estéticamente, la del Lagarto ha sido inigualable por los siglos de los siglos, que un defensor haga semejante pirueta fue para festejar como lo hizo, trepándose al alambrado y celebrando con su familia en uno momento muy emotivo.

Lanús, golpeado, salió a buscar el empate desde que arrancó la segunda parte. En apenas 40 segundos Agustín Mansilla exigió a Gómez y el «Chila» respondió con creces mandando la pelota al córner. Racing, sin ideas, parecía haber perdido los destellos mágicos que habían desplegado con intermitencias Augusto Lotti y Blas Citaddini.

Y el Granate fue por todo. Con el control total de las riendas arrinconó a su rival y lo cacheteó. Rodrigo Acosta puso en cancha a José Sinisterra y el moreno se hizo un picnic por la banda derecha. De hecho, en una de las primeras que tuvo, le robó una pelota en salida a Patricio Boolsen, quedó mano a mano con el arquero y el travesaño le negó la conquista.

Racing comenzó a sentir el rigor de su contrincante. Una mano en el área generó que Catrián Peralta le diera el primero de los dos penales que tuvo la visita en el «Tita» Mattiussi. Maciel hizo efectiva la pena máxima e igualó a los 19 minutos. Pero había más y Lanús no se quedaba atrás.

El duelo para acercarse a la cima estaba en plena ebullición. González le privó al dueño de casa de ponerse en ventaja cuando le tapó un formidable remate a Alexis Cuello mientras que en el sector opuesto de la verde gramilla, Gómez le ahogaba el grito a Kevin Cardozo que con un cabezazo perfecto quería anotar el segundo para los de Acosta.

Fue el Granate quien tuvo más ambición y supo apretar el acelerador. Sinisterra, en su enésimo desborde, puso el esférico en la cabeza de Abel Argañaraz para estampar el 2 a 1. Y apenas algunos segundos más tarde, otro penal para la visita le dio la chance a Maciel de batir nuevamente al «Chila» Gómez para poner cifras definitivas en Avellaneda.

Lanús, con un partido menos que Tigre, quedó muy cerca de los más alto del torneo de Rserva. Con muy buen fútbol en el global derrotó por 3 a 1 a un Racing que supo ser puntero pero se fue quedando no sólo con el correr de las fechas sino con el recambio que ha sufrido el plantel del «Lagarto» en el campeonato de tercera que tiene la Superliga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *