FÉNIX 1 – TALLERES (RE) 1: LA ÚTLIMA LLAMA GRACIAS A LOS CARBONI ENCENDIDOS

El Cuervo dejó escapar tres puntos ante un Tallarín que jugaba con uno menos y molestaba con más fuerza que fútbol. Sin embargo, en tiempo de descuento, Leonardo Carboni se encargó que igualar la contienda en Los Polvorines y así, con el 1 a 1, los de Fabián Lisa y Daniel Vicentín repartieron unidades para quedar ambos dentro de la zona de Reducido.

Durante el primer tiempo Fénix y Talleres de Remedios de Escalada se midieron demasiado. Un disparo de Luciano Romero en el local y otro de Luciano Arcuri en la visita fueron las propuestas para un chato arranque en la agobiante tarde bonaerense con temperaturas que rozaban los 40 grados sobre la verde gramilla.

Las alegrías llegaron por completo, en el capítulo final. A los 10 minutos fue Lautaro Schinnea quien con todo el arco a su merced no falló y puso el 1 a 0 favorable al Cuervo. A partir de ese entonces se abrieron espacios y así como la visita fue con todo al ataque, el equipo de Lisa contó con situaciones que no pudo concretar frente a la meta defendida por Elías Gómez.

En el sector opuesto de la cancha fue Nicolás Rodríguez, guardameta de Fénix, quien le privó el empate a Carboni con una reacción notable acompañada de una actitud prácticamente involuntaria de su cuerpo. Talleres quería, pero a la media hora pareció perderlo todo cuando Germán Bermúdez expulsó por doble amarilla a Ezequiel Vidal quien realmente cometió dos infracciones bastante duras.

Y el Cuervo, que supo aprovecharlo hasta el tiempo de descuento, no se avivó que el foco ígneo de su rival no estaba apagado del todo. Se relajó el local y a los 48 de la complementaria, Carboni se metió dentro del área grande, hizo jueguito, tiró magia y batió a Rodríguez para conseguir la merecida igualdad en casa de San Miguel.

Talleres, con el empate, quedó un puesto por encima de Fénix que de todos modos no se movió de su novena ubicación. Por ahora ambos entrarían al Reducido aunque el 1 a 1 lo saboreó más la escuadra de Vicentín por como se desarrolló la contienda y por el agónica tanto de la parda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *