FERRO 0 – MITRE (SDE) 0: POQUITO Y NADA

Por: Francisco Alí

Poquito. Poco. Casi nada para rescatar del empate sin goles entre Ferro y Mitre de Santiago del Estero. El Aurinegro hizo su negocio: se paró de contra, controló el nerviosismo del Verdolaga y hasta tuvo dos situaciones claras para ganarlo en Caballito. El debut de Alejandro Orfila no dejó un gran fútbol pero encontró la buena participación de Tomás Asprea que participó de las jugadas de peligro de su equipo y se destacó durante los noventa minutos.

Fue uno de esos típicos partidos que se predestina un cero a cero. Sólo llegaron dos veces al arco en el primer tiempo (una de cada lado). Los santiagueños arrancaron mejor y contaron con la oportunidad más importante con el remate de Martín Pérez Guedes desviado por Andrés Bailo (muy inseguro con los pies). La respuesta llegó pronto con el protagonismo de uno de los refuerzos del Verdolaga: Tomás Asprea disparó a media altura desde afuera del área y el balón pasó cerca del palo derecho de Ezequiel Mastrolia. Cuarenta y cinco minutos y sólo dos jugadas. Así de flojo era todo.

Ni los hombres del Chano Orfila supieron tomar la «posta» con la pelota ni los aurinegros tuvieron éxito en su plan de apostar a las contras. El único contragolpe con peligro para la visita apareció con un tiro de Franco Ferrari que se desvió en un rival y pegó en el travesaño. El mismo «palo» salvaría a los muchachos de Arnaldo Sialle tras el cabezazo de Nicolás Gómez tras un centro de Asprea. El pedido de actitud de los fanáticos a los jugadores dejó en claro que el rendimiento del Verde no fue el esperado.

El arranque del 2018 para Ferro y Mitre de Santiago del Estero terminó en un empate que favoreció más a los de Santiago del Estero que se ubican en puestos de reducido y a su vez se mantiene fuera de los seis descensos. El Verdolaga tuvo sólo algunos chispazos pero no cambió el rendimiento a pesar de la nueva conducción de Orfila. Habrá que darle tiempo.