RIVER PLATE: UNA SEMANA AMARILLA Y NEGRA

El Millonario aún saborea mieles pasadas y tiene dulce para rato. La firma del contrato de Marcelo Gallardo que lo ligó por más tiempo como entrenador y el triunfo ante Boca en el verano ayudaron a que todo parezca reluciente aunque en esta semana, previa al partido con Olimpo, los colores son justamente como los del elenco de Bahía Blanca.

Amarillo, ¿lindo color?. Claramente que para el mundo River jamás tuvo validez semejante latiguillo. Eternamente porque estuvo vinculado al Xeneize pero ahora, en este preciso instante, debido a que el césped del Monumental apareció completamente quemado por una equivocación en el uso para el cuidado de la verde gramilla. Así, a 69 días de la última presentación en el Antonio Vespucio Liberti, el trabajo del receso para que luzca como un paño se echó a perder y el que puede aprovechar ello es el Aurinegro.

Negro porque oficialmente no levanta cabeza el equipo del «Muñeco». Es cierto que en diciembre ganó la Copa Argentina pero la realidad del torneo local le da un cachetazo ubicándolo vigésimo entre 28 participantes. El Millonario ganó uno de los últimos 10 encuentros de la Superliga y, en ese lapso, solamente cosechó seis unidades de treinta posibles. Y de hecho esa victoria fue muy sufrida ante un Unión de Santa Fe que hizo méritos para llevarse algo y, en una ráfaga, se quedó con las manos vacías.

River recibirá a Olimpo el sábado a las nueve y media de la noche. El pasto está quemado pero el equipo buscará levantar cabeza para evitar que otro foco ígneo se produzca en el rendimiento de la escuadra de Gallardo que como «Napoleón» ya debe estar manejando la mejor estrategia para que este presente amarillo y oscuro vea la luz y vuelva a ser verde esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *