RACING: SI LLENAMOS NUESTRA CANCHA Y NO JUGAMOS…

Por: Francisco Alí

La Academia presentó sus refuerzos en el Cilindro y abrió las puertas de la platea para que todos aquellos que quisieran acercarse pudieran hacerlo. Sin embargo, ante la gran convocatoria terminaron habilitando además la popular para que más de 10 mil almas le dieran la bienvenida a las cinco nuevas caras además del entrenador, Eduardo Coudet.

Jueves laborable y a las dos de la tarde. Día y horario complicado por cierto pero la gente supo hacerse un espacio para no faltar a una cita donde no hubo partido alguno pero sí un cálido evento donde estuvieron presentes el presidente, Víctor Blanco y el mánager, Diego Milito.

La gran convocatoria de hinchas se trasladó en cánticos e ilusión. Otro año de triple competencia para Racing que este domingo reanudará la actividad oficial cuando en el último turno visite a Unión de Santa Fe en condición de visitante. Y aunque la mente esté puesta en ese cotejo, hubo un espacio para el relax y la comunión entre la gente con las incorporaciones.

Esta Academia, estilo europeo, presentó a sus refuerzos como si estuviese en el viejo continente. Así saltaron al césped Neri Raúl Cardozo, Nery Domínguez, Alejandro Donatti, Leonardo Sigali y Ricardo Centurión, viejo conocido de la casa que supo convertir el tanto que le valió un campeonato al elenco blanquiceleste en 2014. El primero de los mencionados no podrá estar presente ante el Tatengue puesto a que arrastra una fecha de suspensión del torneo mexicano cuando defendía, por ese entonces, la pilcha del Monterrey.

Si bien el plantel ya está conformado, en el cierre del mercado de pases hubo dos inscripciones cablegráficas por las cuales la dirigencia hará un intento. Uno de ellos es Gonzalo Piovi, actualmente en Argentinos Juniors. El otro es Cristian Romero, de Belgrano de Córdoba, jugador por el cual la dirigencia Pirata solicita una abultada suma y todo indicaría que su futuro estará fuera del país. Lo cierto es que este Racing positivo y europeo comenzó a ilusionar a su gente. Esa misma que siempre estuvo y que demostró nuevamente que se puede llenar una cancha sin que haya partido.