SAN LORENZO: BALANCE AZULGRANA

Foto: Gentileza de Diario Registrado.

El Ciclón no tuvo el mejor de los años, perdió las competencias que disputó y no pudo seguir con la racha de ediciones consecutivas jugando la Copa Libertadores. A continuación repasamos el balance que dejó el 2017 para el elenco de Boedo.

Si bien no le fue técnicamente mal, San Lorenzo no pudo levantar ningún título, quedó afuera de la Libertadores 2017, no llego a la 2018 y tendrá que conformarse con jugar la Sudamericana. Desde 2014 que el Ciclón participa de la copa más importante de América y por no quedar entre las primeras cinco posiciones del campeonato anterior, no pudo clasificarse.

El año no comenzó de la mejor manera para los conducidos por Diego Aguirre. En los amistosos de verano, el equipo no mostró un gran nivel y pese a ganar partidos como contra Estudiantes de La Plata, o Argentinos no logró una superioridad absoluta. A su vez, empató con Boca 2 a 2 en el Torneo de Verano y contra Dallas 3-3; y luego perdió con Independiente y Gimnasia Esgrima La Plata.

Como si fuera poco, las bajas sensibles de Martín Cauteruccio al fútbol mexicano, la de Sebastián Blanco al estadounidense y la de Emmanuel Más al turco, fueron partidas que no pudieron reemplazar nunca y pese a conformar un once inicial, se notaron sus ausencias. Como novedades, la dirigencia anunció la llegada de Ruben Botta, quien estaba relegado en México y llegó para ser figura. Además, llegó Robert Piris Da Motta, un joven paraguayo que lo trajeron como apuesta.

En la reanudación del campeonato 2016/2017 de Primera División, el Ciclón venció a Belgrano por 2 a 1. Pero antes, tuvo que viajar a Brasil para debutar en la Copa Libertadores. Por desgracia para el elenco argentino, los brasileños se hicieron una fiesta y tras un 4-0 los mandaron de vuelta a la Argentina. San Lorenzo hizo todo al revés. No atacó, perdió en el mano a mano y Flamengo aprovechó la velocidad en sus atacantes para romper líneas y vacunar a Sebastián Torrico.

Foto: Gentileza de Perú.com.

De regreso en el país, los Matadores cayeron por la mínima diferencia ante Atlético Paranaense y el panorama copero se vio bastante oscuro. Por otro lado, en el torneo local, los resultados tampoco mejoraban y Godoy Cruz se quedaba con los tres puntos en Mendoza.

Todo iba a mejorar a partir del triunfo 2-1 ante Universidad Católica en el Nuevo Gasómetro. Así, los de Aguirre dejaron atrás las tres derrotas (Temperley, Atlético Tucumán, Tigre), el empate ante los chilenos de Universidad Católica y los triunfos con Quilmes y Sarmiento.

A partir de la victoria conseguida a finales de abril, metió seis al hilo. Gimnasia Esgrima La Plata, Atlético Paranaense (de visitante), Rosario Central, el clásico con Huracán y hasta Flamengo de local (que significó la agónica clasificación a las etapas finales de la Copa), fueron todas las víctimas que sufrieron la levantada del Ciclón. Una levantada que iba a cortar Aldosivi, venciéndolo por 1 a 0 en el Gasómetro. La caída fue dura, es más, pese a ganarle a River, hay que recordar que perdió otros dos encuentros (Racing y Colón).

De todas maneras, pudo volver al rumbo y llegó a la mitad del año derrotando a Banfield e igualando con Talleres. A pesar de ello, no alcanzó los puestos de Copa Libertadores y tendrá que conformarse con la Sudamericana. Pensar que si no igualaba en Córdoba con Talleres en la última fecha, quizás hoy estaríamos hablando de la fase de grupos de la siguiente edición de Libertadores.

Foto: Gentileza de TyC Sports.

Entre junio y septiembre, se abrió el mercado de transferencias y los Cuervos sumaron caras nuevas; como también vieron como se iban algunos jugadores; la mayoría juveniles.

La lista de altas la componen: Víctor Salazar (Rosario Central), Mauro Matos y Facundo Quignon (Newells), Leandro Navarro (Venados de México), Juan Ignacio Cavallaro (Estudiantes LP), Fernando Elizari y Tomás Cardona (Defensa y Justicia), Ezequiel Montagna (San Martín SJ), Franco Negri (Quilmes), Robertino Insúa (Unión de Santa Fe), Gonzalo Rodríguez (Fiorentina), Alexis Castro (Tigre), Nicolás Reniero (Almagro), Gabriel Gudiño (Rafaela), Daniel Ibáñez (Chacarita) y Alexander Domínguez (Universidad de San Martín de Perú).

En tanto, se fueron jugadores muy queridos como el caso de Néstor Ortigoza, Gonzalo Bergessio, Mauro Matos. La lista la completan: Tapia (Palestino de Chile), Rodrigo Contreras (Arsenal), Alejandro Melo (Atlético Tucumán),  Bergessio (Vélez), Ortigoza (Olimpia), Gonzálo Prósperi (San Martín SJ), Ezequiel Montagna y Rodrigo de Ciancio (Temperley), Tomás Cardona (Godoy Cruz), Tino Costa (Almería de España), Ezequiel Ávila (Huesca de España), Mathías Corujo (Peñarol), Emiliano Purita (Arsenal), Santiago López (Patronato), Brian Mieres (Almagro), Franco Negri y Santiago Camacho (Independiente Rivadavia de Mendoza), Lautaro Montoya y Matos (Chacarita).

La segunda vuelta, fue mejor en cuanto a la disminución de las derrotas. Sin embargo, dos de ellas, significaron la eliminación de diferentes competiciones. Es decir, tras regresar con el pase a la siguiente instancia de Copa Libertadores, venciendo a Emelec por penales y con la misma suerte ante Cipoletti; llegó el primero de los tropiezos.

En el Estado Ciudad de Lanús, el 20 de agosto, San Lorenzo enfrentó a Deportivo Morón buscando los octavos de final de la Copa Argentina. Tras sacar al elenco de Río Negro, el Ciclón no pudo contra el Gallo. Faltando muy poco para culminar el encuentro, Leandro Guzmán dejó en ridículo a los defensores azulgranas y con un preciso remate le dio la alegría a Deportivo Morón.

Foto: Gentileza de Minuto Uno.

Una semana más tarde, arrancó la Superliga y San Lorenzo sacó dos empates consecutivos. No jugando de la mejor forma y con resultados adversos, llegó el primer enfrentamiento ante Lanús. Al parecer, San Lorenzo sufrió una borrada de mente ya que todo lo que venía haciendo, lo cambió y se impuso 2 a 0 ante el Granate. La serie era muy favorable para los de Bajo Flores, aunque  no había que confiarse.

Foto: Gentileza de Mediamza.

De todas formas, el Ciclón se confió y Lanús no perdonó. En menos de veinte minutos, el Grana ya había igualado la serie y cada ataque que realizaba, entraba como un puñal para los jugadores de San Lorenzo. Sin muchas ideas, los Matadores no lograron siquiera descontar y terminaron yendo a penales. Nicolás Navarro, que venía de ser figura ante Emelec y Cipolletti no pudo contener ninguna de las ejecuciones de los locales y como ni Matías Caruzzo, ni Blandi corrieron con la suerte de anotar, los de Boedo se despidieron del torneo.

Foto: Gentileza de Clarín.

Con la caída ante el conjunto del Sur, Diego Aguirre se despidió del plantel y dejó su cargo. En su lugar, asumió Claudio Biaggio que terminó manteniendo su puesto hasta diciembre, debido a que la dirigencia no consideró necesario traer otro DT. Los resultados lo acompañaron y pese a la derrota con Banfield, sacó siete triunfos y un solo empate (Colón). Así, quedó como el único escolta de Boca y se encamina para clasificarse a la Libertadores 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *