RIVER PLATE: BALANCE MILLONARIO

Foto: Gentileza de Clarín.

El conjunto de Núñez sigue sumando títulos y para no perder constancia, sumó la Copa Argentina en este año. A continuación repasamos el balance que dejó 2017 para los conducidos por Marcelo Gallardo.

Una vez más, el Muñeco pudo levantar un título. Sin dudas que la Copa Argentina en parte tapó la inentendible eliminación ante Lanús por la Copa Libertadores. Y el adjetivo es inentendible, no porque Lanús no haya merecido la clasificación, si no por como se había dado el encuentro. Pese a todo, el Millonario tuvo un buen año, volvió a gritar “Campeón” y se prepara para muchos duelos en 2018.

Ahora bien, el 2017 comenzó con algunas dudas en el verano. Al igual que Estudiantes de La Plata, River disputó la Florida Cup en Estados Unidos y en el primer encuentro venció a Millonarios de Colombia 1-0. En breve, cayó ante dos equipos brasileños. En primer lugar ante San Pablo y luego ante Vasco da Gama.

Foto: Gentileza de River Plate Oficial.

De regreso en Argentina, los dirigidos por Marcelo Gallardo participaron del famoso Torneo de Verano y allí se quedaron con la victoria ante su archirrival, Boca Juniors. En otros resultados, también hay que destacar la caída ante Aldosivi en Mar del Plata por 3 a 1.

Los días pasaron y sin todavía terminar con el Campeonato 2016/2017, River enfrentó a Lanús por la Supercopa. De a poco, el Granate se fue convirtiendo en una real piedra en el zapato para los de Núñez y le ahogaron la chance de poder dar una nueva vuelta olímpica. Aquella noche de febrero, los de Almirón jugaron sencillo y encontraron espacios para vencer a sus rivales. Con un tanto de Acosta, otro de Pasquini y finalmente de Sand, los del Sur levantaron el título.

Foto: Gentileza de TyC Sports.

La espina quedó clavada, aunque la historia tenía que seguir. Se pactaron más amistosos como para llegar bien a la fase de grupos de la Libertadores y River no pudo recuperarse. Fueron cuatro empates consecutivos frente a FC Dallas, San Martin de San Juan, Independiente Rivadavia y Unión (por el torneo) hasta que llegó la victoria ante Independiente Medellín por la primera fecha de la Libertadores.

En marzo, se dio la ansiada revancha. En Lanús, River le ganó a los dueños de casa por 3-1 y recuperó la sonrisa. A partir de ahí, por dos meses no supo que significaba la palabra derrota. En ese tiempo, obtuvo diez victorias y tan solo dos empates, lo que demostraba que el Millonario jugaba bien y que pasaba por una buena racha. Recién Independiente de Medellín lo bajó de ese estado de frenesí por el cual estaba pasando y le ganó por 2 a 1 en el Monumental.

A pesar de la caída, los de Núñez no sufrieron sobresaltos para pasar la fase de grupos y esa fue la única derrota. Por otra parte, sí perdió contra Racing y San Lorenzo, ambos por el campeonato 2016/2017. Después, fueron todos resultados positivos hasta mitad de año.

Con el receso, llegó el tiempo del mercado de pases. Tanto la lista de altas como las bajas fueron largas. De hecho, se sumaron al club: Javier Pinola (Rosario Central), Germán Lux (La Coruña), Ignacio Scocco (Newells), Nicolás Bertolo (Banfield), Enzo Pérez (Valencia), Federico Andrada (Quilmes), Augusto Solari (Estudiantes LP), Alexander Barboza (Defensa y Justicia), Rafael Santos Borre (Atlético Nacional), Nicolás de La Cruz (Liverpool de Uruguay) y Matías Saracchi (Danubio).

En tanto, dejaron la institución: Emiliano Agüero, Leandro Vega y Luis Olivera (San Martín SJ), Sebastián Driussi (Zenit de Rusia), Augusto Solari (Racing), Federico Andrada (Vélez), Nicolás Domingo (Independiente), Joaquín Arzura (Osasuna de España), Nicolás Bertolo (Banfield), Arturo Mina (Yeni Malatyaspor de Turquía) y Lucas Alario (Bayer Leverkusen).

Ya en la segunda parte del año, los resultados no fueron los mismos y a diferencia de la primera parte, las derrotas comenzaron a verse mucho más frecuentes que antes, pero más que nada en la recta final del año. De hecho, cuando volvieron del receso, River disputó la Copa Argentina y pasó dos rondas en cinco días. Primero enfrentó a Atlas y sin problemas lo goleó 3-0. En dieciseisavos de final, volvió a hundir a su contrincante. Esta vez, fue Instituto y le marcó cuatro. El resultado final fue 4-0 y en consecuencia el Millonario se metió en octavos. Para no perder la esencia, los de Gallardo limpiaron a Defensa y Justicia por 3-0 en octavos y 4-1 a Atlanta en cuartos. En las semis, se cruzó con uno de los equipos revelación de la Copa; Deportivo Morón. El Gallito venía de sacar a San Lorenzo, Unión y Olimpo; todos equipos de Primera División. Pese a saber que existía diferencia en cuanto a las categorías, Morón salió a buscar el pase a la final. Sin embargo, River sacó la chapa y casi sin problemas lo vapuleó 3 a 0. Así, la Banda definió el campeonato contra Atlético Tucumán que había eliminado a Rosario Central.

Contra el Decano fue el último partido que jugó River en el año. Sábado 9 de diciembre en el Estadio Malvinas Argentinas de la ciudad de Mendoza. Ahí la gente riverplatense festejó como lo viene haciendo desde que el Muñeco tomó el mando del plantel. Después de vencer por 2 a 1 a los tucumanos, se dio la conocida vuelta olímpica.

Foto: Matías Carreño.

Entre medio, se terminó de disputar los doce encuentros de la Superliga y la Copa Libertadores. Por campeonato nacional, registró cuatro triunfos, tres empates y cinco derrotas, entre ellas, el Superclásico ante Boca. Y por la Copa no tuvo mucha más suerte.

Tras pasar la fase de grupos como el puntero de su zona, River enfrentó a Jorge Wilstermann. En la ida, el resultado fue favorable a los bolivianos. 3-0 abajo y la historia se vio negra. Sin embargo, Gallardo declaró que los hinchas tuvieran fe porque la historia iba a darse vuelta. Y así fue. Una semana más tarde, en el Monumental, el Millonario le hizo ocho y pasó a la siguiente instancia donde lo aguardaba Lanús.

Foto: Gentileza de Diario 26.

El encuentro ante el Granate se definió por detalles. En el primero de los choques, la victoria fue para las Gallinas que con un 1-0 se pusieron en ventaja en la serie. Pero, la historia no estaba cerrada. Siete días después, Lanús dio vuelta la serie en su casa y eliminó sorpresivamente a River. Algo impensado, sobre todo porque los de Núñez ganaban 2 a 0 en media hora de juego. De todas formas, el empuje de los más experimentados como José Sand, Lautaro Acosta y la precisión de algunos jóvenes, catapultaron a los del Sur y le dieron una inyección de esperanza para avanzar por primera vez en su historia a una final de Libertadores. En frente, la tristeza invadió a todo el mundo riverplatense, que falló en pensar que el marcador no iba a variar.

Foto: Gentileza de La Nación.

Para el Millonario se viene un 2018 cargado. En febrero jugará la Supercopa nuevamente, pero en este caso será ante Boca Juniors; su eterno rival. Además, tendrá Copa Libertadores y las competencias nacionales. El primer partido, cuando se regrese de las vacaciones (a nivel oficial y por la Superliga) será ante Huracán el 28 de enero de 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *