ATLÉTICO TUCUMÁN: BALANCE DECANO

Foto: Gentileza de La Nación.

Todo 25 de mayo está de fiesta por la nueva clasificación a la Copa Libertadores del Decano, sin embargo no todo fueron sonrisas y le costó mucho lograr este objetivo. A continuación repasamos el balance que dejó el 2017.

El 2018 será el segundo año consecutivo para Atlético Tucumán disputando la copa internacional más importante de América. Este año, a fines de enero, los dirigidos en ese entonces por Pablo Lavallén tuvieron un duro camino hasta llegar a la fase de grupos. En primer lugar, por la segunda ronda debió ganarle a El Nacional de Ecuador. Tras igualar 2 a 2 en condición de local, los tucumanos viajaron al Estadio Olímpico Atahualpa con el sueño de continuar en la Copa.

Foto: Gentileza de Via País.

En Quito, tuvieron una serie de inconvenientes que casi arruinan el trabajo realizado durante muchos días. Un vuelo demorado, que provocó que el partido estuviese casi por arrancar, un micro que terminó llevando al plantel a altas velocidades por todo el país  y el no tener camisetas listas para jugar, fueron algunos problemas extrafutbolísticos que tuvieron en la cabeza los conducidos por Lavallén. Además, estaban las condiciones climáticas, (la altura) y casi la obligación de ganar como sea porque un empate lo condenaba a volverse con las manos vacías.

Resuelto el tema viaje, se pasó a ver la indumentaria. Atlético terminó usando las camisetas de la Sub-20 de Argentina que disputaba el Sudamericano. Los chicos argentinos, prestaron sus camisetas a sus compatriotas para que pudieran salir rápido al campo de juego. Finalmente, la historia terminó con festejos. Fernando Zampedri decretó con su gol que el Decano no podía quedarse afuera y selló la historia en la altura de Quito.

 

Foto: Gentileza de Guillermo Granja.

Sin embargo, el año no comenzó con este hito. Los tucumanos tuvieron Torneo de Verano y ahí se cruzaron con los dos equipos de Avellaneda; Racing e Independiente. Ante ninguno, pudo imponerse, pero tampoco perdió. 0 a 0 con el Rojo y 1 a 1 con la Academia fue el registro que obtuvo Atlético Tucumán. Luego, si la temporada siguió con la Libertadores y el pase ante El Nacional.

Una vez culminado el choque con los ecuatorianos, fue el turno de Junior de Colombia. Como visitante, el Decano perdió 1 a 0 y el nerviosismo invadió el Estadio Monumental Presidente José Fierro a la semana siguiente. Pese a todo, Atlético jugó un gran partido y venció 3-1 a sus rivales obteniendo el pase definitivo a la fase de grupos. Así, consiguió meterse en el Grupo 5, donde lo esperaban Palmeiras (Brasil), Jorge Wilstermann (Bolívia) y Peñarol (Uruguay).

En tanto, el Torneo de Primera División se puso en marcha y al Decano le tocó debutar ante Sarmiento de Junín. Casi sin inconvenientes, los tucumanos se quedaron con el triunfo y continuaron con el pie derecho.

La doble competencia fue letal y se pudo apreciar esto en la serie de resultados que fue cosechando Atlético. Tras la victoria ante Sarmiento, una ráfaga de derrotas y empates invadió Tucumán. Cuatro derrotas y dos empates, terminaron golpeando al Decano que intentaba pelear los dos frentes a toda costa.

Ya afuera de la Libertadores, la obsesión viró para la Sudamericana. El primer partido, fue contra Oriente Petrolero y sin problemas se metió en la siguiente etapa. Primero ganó como visitante en Bolivia y liquidó la serie en el José Fierro. Todo iba bien, hasta que se definió su rival; Independiente de Avellaneda. En Tucumán, pesó la localía y el resultado fue 1-0 a favor del Decano. Sin embargo, cuando tocó viajar a Buenos Aires, el Rojo se hizo fuerte y no solo que ganó 2-0, sino que también dio vuelta la historia y por el global terminó quedándose con el pase a cuartos.

Por otro lado, vale destacar la gran campaña realizada en Copa Argentina. Desde la victoria por penales ante All Boys en treintaidosavos de final, no paró de vencer contrincantes. En dieciseisavos de final, se cruzó nuevamente con Independiente (que lo había eliminado en la Sudamericana) y tomó revancha. 2-1 y pase a octavos para los tucumanos. En la siguiente instancia, logró un cómodo 4-0 ante Sarmiento de Junín y eso le permitió jugar los cuartos contra Rosario Central. Otra vez por penales, Atlético avanzó y enfrentó al Fortín; a quien derrotó por la mínima diferencia (1-0). Por último, llegó al Estadio Malvinas Argentinas con la oportunidad de consagrarse campeón y volver a disputar la Copa Libertadores. Más allá del esfuerzo, el Millonario fue mejor y logró levantar el título. La final terminó 2 a 1 para River, pero al ya estar clasificado para disputar la próxima edición de la Copa, permitió que el Decano también participe.

Foto: Matías Carreño.

Por último, antes del último partido del semestre (final de la Copa Argentina) se puso en marcha la Superliga. En septiembre, comenzó este nuevo torneo que ya lleva doce fechas disputadas. El Decano no tuvo un nivel destacado y quedó a mitad de tabla. Cuatro victorias, cuatro empates y cuatro derrotas son los números que dejó hasta ahora el papel de los dirigidos por Ricardo Zielinski. El Ruso, agarró el buzo de DT en junio tras la salida de Pablo Lavallén. El último encuentro al frente del conjunto tucumano del ex entrenador de San Martín de San Juan fue en la derrota 3-0 frente a Defensa y Justicia. A la fecha siguiente, asumió el técnico interino Diego Erroz y consiguió un empate ante Vélez Sarsfield. Finalmente, Zielinski debutó en la igualdad 1-1 ante Patronato y continuó hasta la actualidad.

Foto: Gentileza de El Siglo Web.

Un dato curioso para cerrar, que tomó fuerzas en los últimos días del 2017 es acerca del ranking mundial de equipos. Atlético Tucumán, con sus campañas se encuentra en el puesto 38 por encima por ejemplo de Milan (Italia), Cortinthians (Brasil), Valencia (España), Schalke 04 (Alemania), Benfica (Portugal).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *