TIGRE: ASAMBLEA POSITIVA

La vida de un club no sólo se rige por si la pelota pega en el palo y entra, o si el esférico da en el poste y sale. En la noche del miércoles 20 de diciembre, el Matador reunió a sus socios en Victoria para llevar adelante la asamblea anual de la institución que, sacando el aspecto deportivo, tuvo un balance positivo por diversas aristas.

Tres tópicos fueron tratados para cerrar el año en Tigre. El primero, claramente, fue el balance del período 2016/17 sumando al presupuesto del 2018 y al estado patrimonial. Después se habló sobre la situación futbolística y por último se dieron a conocer detalles de la remodelación que está prevista para el José Dellagiovanna.

El aspecto económico fue positivo. AFA le reconoció una deuda al Matador de un poco más de dos millones de pesos que ya fueron abonados en dos cuotas. Así también se expresó que la institución del norte del Gran Buenos Aires es una de las cinco que ya no son controladas directamente por AFIP.

En cuanto al crecimiento en superficie se le informó a los socios de Tigre que la Municipalidad otorgó la cesión definitiva de los terrenos de Rincón donde se está erigiendo el predio Nito San Andrés. También se le reconocieron las hectáreas en Benavídez aunque por el momento no hay proyectos en concreto para trabajar sobre dichas tierras.

Donde realmente se puso linda la reunión fue cuando se tocó el tema futbolístico. Los socios hicieron varios reclamos sobre la conformación del plantel actual y el nivel de los profesionales adquiridos. Desde la dirigencia expresaron que se rescindirán entre 12 y 14 contratos, que los jugadores fueron notificados y quienes no acepten dicha situación serán apartados del plantel y ni siquiera tendrán lugar en la Reserva que conduce Gonzalo González.

El nuevo entrenador, Cristian Ledesma, le solicitó a las altas esferas de la entidad entre 4 y 5 refuerzos para repuntar el débil promedio. Desde arriba hacia abajo se volcó la idea que los nombres que pidió el ´Lobo´ «son de jerarquía» y luego añadieron que tal vez alguna obra deba aguardar su inicio porque el principal objetivo es quedarse en la Superliga.

Así también se presentaron proyectos para remodelar el estadio que tendría las cuatro tribunas techadas, un sector social debajo de la cabecera que da sobre la avenida, y además contaría con palcos y arreglos en la zona de prensa. No obstante la explicación fue concreta: «sin Primera División se cae en gran parte el proyecto inmediato de remodelación». Incluso para finalizar llevaron tranquilidad al hincha y al socio al destacar que «ninguna obra se va a empezar si no está el dinero para terminarla».

De esta forma, y con más de 300 personas presentes, Tigre realizó la asamblea de fin de año con muchos aspectos positivos. Claramente que el deportivo influirá en los mismos, pero en caso que todo saliera bien, la entidad crecerá también dentro del aspecto social más allá de ya tener terrenos a su nombre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *