BOCA 1 – RACING 2: LA CAJA AMARILLA

Foto: http://misionesonline.net

La Academia le cortó el invicto y la racha al Xeneize con una formidable actuación de Lautaro Martínez que justamente en la Bombonera estaba siendo seguido por emisarios del Borussia Dortmund. El juvenil del equipo de Diego Cocca tuvo un partidazo en Casa Amarilla como para empezar clases avanzadas de alemán y así, los de Avellaneda, derrotaron al puntero del campeonato por 2 a 1.

Ocho partidos ganados tenía la escuadra de Guillermo Barros Schelotto. El puntaje ideal convertía a Boca Juniors en la sensación de la temporada y todo indicaba a que el club de la ribera se iba a quedar con el título sin despeinarse. Pero apareció Racing, como en aquél 2014, con el mismo técnico, y le propinó un cachetazo que puede quedar en el anecdotario o, tal vez, sea la creación de un nuevo torneo de aquí en adelante.

La Academia no había ganado como visitante en el campeonato. De hecho los de Avellaneda llegaban a Brandsen 805 con la pesada mochila de tres derrotas al hilo cada vez que les tocaba presentarse fuera del Cilindro. Y no tuvieron mejor idea que sacársela ante un Xeneize que marchaba rumbo al récord de victorias consecutivas.

Ambos brindaron un lindo primer tiempo. Lo tuvo Pablo Pérez pero su fortísimo remate se fue desviado. Una vez más el ex Newell´s intentó contra la meta de Juan Agustín Musso pero no contó con la fortuna necesaria para vulnerarlo. Con el correr de los minutos el encuentro iba ganando en roces y en protestas, pero el marcador no se abría.

A los 36 minutos de la etapa inicial, Martínez sacó de la galera un asistencia mágica para Enrique Triverio quien devolvió gentilezas y dejó al juvenil de frente al arco. Con la diez blanquiceleste en la espalda, el profesional que está en la mira de uno de los equipos más poderosos de Europa, castigó contra la meta de Agustín Rossi y la pelota se incrustó contra la base del poste izquierdo para decretar el 1 a 0.

Poco le duró la alegría a Racing ya que Miguel Ángel Barbieri derribó a Nahitán Nández dentro del área y Darío Herrera no dudó en sancionar la pena máxima. Así fue como 160 segundos después del tanto de Martínez, llegó el empate desde los doce pasos con un certero disparo de Darío Benedetto. Y entre más reclamos y empujones, ambos equipos se fueron al descanso igualados en uno con la promesa de una complementaria electrizante.

Fue la Academia quien supo golpear a tiempo. Un pase largo que contó con el resbalón de Paolo Goltz le sirvió a Martínez para correr de cara al arco de Rossi. Cuando se frenó, levantó la vista y le metió un pase mágico a Augusto Solari que en un santiamén adelantó el esférico y lo empujó hacia la red para darle la ventaja nuevamente a los de Cocca. Y el Xeneize con casi 40 minutos por delante, puso a prueba a Musso que respondió de manera notable ante cada intento del dueño de casa por no perder esa racha de la que tanto se venía hablando en las últimas semanas.

Racing se reencontró en parte con su juego y se recuperó en la Bombonera. Como aquella vez de Gustavo Bou, pero sin la «Pantera». Boca perdió 1 a 0, se quedó sin invicto y sin Benedetto que se retiró por grave lesión en su rodilla. Pero los ojos del mundo, estaban posados en Martínez que en plena Bombonera, fue una manteca para los alemanes que vinieron a ver a una de las joyas del fútbol argentino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *