DEPORTIVO MORÓN 0 – INSTITUTO 1: LA GLORIA Y DEVOTO

La Gloria fue otro de los equipos que mandó en cana a este Gallo, al que tanto le costó ascender al Nacional B y que no le encuentra la vuelta a la categoría como para salir de la zona candente de los promedios. El equipo de Darío Franco venció 1 a 0 a los de Walter Otta que tuvieron la pelota durante todo el partido pero jamás supieron como vulnerar el arco de Lucas Hoyos.

Deportivo Morón tiene una falencia enorme en esta temporada puesto a que convirtió solamente seis goles en ocho cotejos. Semejante marca lo llevó a ganar sólo un encuentro, ante Santamarina, y es por ello que el presente del equipo del oeste bonaerense no es precisamente el más deseado por los hinchas que tras la caída contra los cordobeses reconocieron el esfuerzo pero también reclamaron alguna que otra falta de actitud. Instituto, en contrapartida, ganó por primera vez como visitante en el certamen, condición en la que, hasta el partido en el Nuevo Francisco Urbano, no había cosechado unidades todavía.

La Gloria arrancó de mayor a menor y, cuando consiguió el gol, se conformó. Lo increíble fue que el Gallo tuvo casi 80 minutos para monologar, entre tiempo regular y adicionado, sin lastimar realmente a su adversario. Y así, indefectiblemente, el triunfo iba a marchar para la Docta.

De hecho, ni bien comenzó la contienda, un intento de Malcom Braida por flanco izquierdo obligó a Milton Álvarez a desconectar una pelota que parecía colarse por su segundo palo. De a poco, por las bandas, Instituto era más hasta que a los 17 llegó el cabezazo certero de Guido Mainero en pleno corazón del área rival para marcar la diferencia clave en el juego. A partir de allí reaccionó Deportivo Morón pero sufrió más su impotencia que el rival dichos embates.

Un par de veces Matías Pardo remató desviado y luego Javier Rossi tuvo un disparo que contuvo muy bien Hoyos. Antes del final del primer tiempo fue Mainero quien quiso vestirse de héroe otra vez pero por poco no llegó a liquidar el pleito. Y la mala fortuna cayó sobre el local cuando Otta sacó al «Rengo», Rodrigo Díaz, por lesión y de paso sustituyó también a Nicolás Ramírez que no había gravitado en el partido.

La complementaria fue toda del Gallo. Algunos destellos individulaes de Lucas Poletto, otro intento de Rossi, un zapatazo violento desde afuera del área de Emmanuel Giménez y hasta Franco Racca de cara al arco fueron las oportunidades del dueño de casa para torcer el rumbo del marcador. Un poco falta de fortuna y otro tanto de una buena actuación de Hoyos le impidieron a los del oeste sumar algo en su casa. Y si faltaba una estocada final era un contragolpe letal para la Gloria que Franco Olego desperdició para quedar inmortalizado en los especiales de fin de año de Fernando Lavecchia.

Deportivo Morón quedó preso de sus intenciones y encerrado entre las celdas de los promedios que lo obligan a levantar cabeza cuanto antes para mantener la categoría. Instituto, con lo justo y sin mucho brillo, le ganó 1 a 0 no sólo para sumar por primera vez fuera de Alta Córdoba sino también para ilusionarse en que se pueda pelear por un regreso a Primera División.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *