ESTUDIANTES DE BUENOS AIRES 1 – BARRACAS CENTRAL 0: EL PINCHA ESTÁ QUE «PELA»

Con un tanto del pelado Diego Figueroa de penal, el Pincha mostró que está al rojo vivo en este pasaje del campeonato de la Primera B Metropolitana. El 1 a 0 frente al Camionero significó la cuarta victoria al hilo para los de Juan Carlos Kopriva que sumaron 18 puntos de los últimos 21 en juego y quedaron como escoltas del líder, UAI Urquiza junto a Tristán Suárez.

Estudiantes de Buenos Aires está que pela. No sólo por el gol de Figueroa sino también porque sus rivales pierden los estribos cuando los jóvenes del «Vikingo» empiezan a mostrar la pelota de aquí para allá deslizando una desfachatez que puede llegar a buen puerto. Su última víctima fue Barracas Central que, más allá de llevar diez contiendas sin triunfos, terminó con nueve jugadores en cancha y por voluntad de Yael Falcón Pérez no sufrió más expulsiones en la ventosa noche de Caseros.

El primer tiempo no tuvo muchas emociones. Recién sobre el final se encendió un poco cuando Emanuel Ibañez sacudió el travesaño del arco defendido por Pablo Migliore y, casi en tiempo cumplido, Enrique Secaffién hizo lo propio con el poste derecho de la meta de Rodrigo Saracho. No obstante, la segunda parte no tuvo nada que ver con el capítulo inicial.

Si bien el encuentro fue ríspido, la última mitad tuvo un calor digno de una final. A los 10 minutos Guillermo Pfund, que ya estaba amonestado, frenó con su mano un remate que tenía destino de red. El juez no sólo marcó el penal sino que además expulsó al ex defensor de Brown de Adrogué dejando a Barracas Central con diez profesionales en cancha. Fue en ese entonces cuando Figueroa desde los doce pasos no perdonó al «Loco» Migliore y con un fortísimo disparo abrió la cuenta.

Todo se desvirtuó cuando Matías Jaime, Juan Pablo Ruíz Gómez y el ingresado Matías Rosso empezaron a tocar la pelota. Justamente quien saltó desde el banco se cansó de desbordar por la banda derecha y también sus rivales se hartaron de ello. Tremendas patadas recibieron el perdón divino del árbitro para que ni Federico León, ni Germán Mandarino, ni Horacio Balbuena siguieran el camino de Guillermo Santana que, vio la roja, tras pisar a un contrincante y así el equipo de Blas Giunta se las tuvo que arreglar con nueve jugadores.

Falcón Pérez perdonó y «ya él» no quiso más problemas. Eso dejó con vida al Camionero que en los minutos finales fue en búsqueda del empate heróico pero no pudo conseguirlo en un cabezazo de Juan Martín y en un intento de Damián Salvatierra. De contra, increíblemente Rosso se lo perdió en un mano a mano con Migliore y así ya no hubo tiempo para más.

Barracas Central se llevó un premio de Caseros y fue que el árbitro le permitió terminar el partido. Estudiantes de Buenos Aires, una vez más sacó una racha que le permitió probarse el traje de candidato. Y con el 1 a 0 de uno de sus jugadores predilectos, dejó pelado a un rival que por nombres debería estar también arriba de todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *